La Tierra vista desde la superficie de la Luna

 El negocio de los servicios funerarios espaciales está en franco crecimiento, con ofertas que ya incluyen el envío de restos cremados al espacio exterior a 12.500 dólares (cerca de 10.600 euros) el gramo.

 

Más asequible resulta el envío de 85 gramos de restos en un contenedor a una órbita baja terrestre por 5.000 dólares (4.235 euros), donde permanecerá unos años antes de caer a la Tierra y desintegrarse por el calor al reentrar en la atmósfera.

La start-up basada en Houston Celestis, que ha puesto los restos de docenas de personas en órbita desde que comenzó sus operaciones en 2015, tiene la intención de enviar los restos de hasta 500 estadounidenses en tumbas orbitales y de espacio profundo en 2017. "Estamos en la fase de tsunami de nuevas actividades espaciales", dijo Charles Chafer, CEO de Celestis, al periódico OC Register.

Celestis se ha asociado con Argos Funeral Service, el primer proveedor de funerales del país norteamericano, para obtener permiso para enviar restos de cremación humana a la Luna. Las cenizas se montarán a bordo de un vuelo privado de Moon Express. En ese punto, una lanza lunar robótica llevará las cenizas y el ADN a su lugar de descanso permanente.

"No es tan diferente de esparcir cenizas en el mar", dijo Chafer. "Todo el mundo muere, es un mercado enorme".

En promedio, la cremación de un adulto produce alrededor de 2.268 gramos de cenizas. En otras palabras, costaría decenas de millones de dólares llevar todo el cuerpo al espacio para el descanso eterno, destaca Sputniknews.