Conrado Domínguez (dcha.) en una imagen de archivo.

El director del Servicio Canario de la Salud, Conrado Domínguez, reclamó al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que ante la reforma del sistema de financiación se tenga en cuenta las diversidades regionales ante factores o variables de salud que inciden directamente en las necesidades de gasto. La propuesta, planteada en  el seno de la comisión delegada del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, propone incluir, como indicador, el estado de salud de la población, puesto que este aspecto incide directamente en las necesidades de gasto de los servicios sanitarios tal como sucede con la esperanza de vida al nacer y a los 65 años y los años de vida saludable, indicadores que presentan una gran desigualdad entre CCAA y que es preciso abordar en pro de la equidad del sistema nacional de salud.

Asimismo, abogó por tomar como referencia los datos de población ajustada y no los del padrón para poder establecer las necesidades de gasto de las comunidades autónomas y determinar objetivamente los costes de las prestaciones de los servicios de competencia autonómica. En este sentido, se mostró partidario de tomar como referencia el indicador de población protegida equivalente, puesto que es necesario tener en cuenta no solo el volumen de población sino el peso de cada tramo poblacional tal como se propone en el informe de la Comisión de Expertos para la revisión del modelo de financiación autonómica.

Conrado Domínguez  consideró que "no sólo hay que tener en cuenta los coeficientes de ponderación de cada tramo de edad, sino también aspectos como el estado de la salud para determinar su peso en el gasto sanitario, ya que considerar únicamente el envejecimiento favorece a unas comunidades autónomas en detrimento de otras"

Compensación por hospitales de referencia

El director del SCS defendió en el seno del Comité Técnico Permanente de Evaluación que, si hay un factor geográfico que pueda suponer una diferencia sustancial en cómo se prestan los servicios públicos frente a las otras regiones, es la ultraperificidad, cuestión con mayor alcance que la insularidad, ya que Canarias se encuentra a casi 1.300 kilómetros de la Península.

Por ello, el SCS propone, tal como se acordó en el documento del Compromiso por la Mejora de la Sanidad Pública en Canarias, que se desarrolle la Disposición adicional octava de la Ley de Cohesión donde se establecen criterios para el establecimiento de servicios de referencia que consideren a Canarias y Baleares como territorios estratégicos dentro del Sistema Nacional de Salud. En este sentido se solicitó el reconocimiento de los hospitales de las islas capitalinas como centros de referencia de los de islas no capitalinas y, por tanto, sean compensados por el Fondo Cohesión al igual que se hace con los centros de referencia de la Península.