Fernando Clavijo  presentó la nueva Estrategia Canaria de Activación para el Empleo.

 El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, ha presentado  la nueva Estrategia Canaria de Activación para el Empleo, un documento integrado en el que se ofrece una visión coherente y global de las políticas laborales y de formación para el empleo, integradas en un solo marco, con objetivos coherentes y complementarios, consensuados con todos los agentes sociales.

El acuerdo establece las líneas para facilitar la planificación hasta el año 2020 y en el texto prima un espíritu de transversalidad en actuaciones y colaboración interinstitucional, cuyas acciones se alimentan y retroalimentan gracias a la colaboración público-privada.

La Estrategia Canaria de Activación para el Empleo, presentada por el presidente del Gobierno; la consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda, Cristina Valido; y representantes sindicales y empresariales, llega impulsada por el Gobierno a través del Servicio Canario de Empleo (SCE) y suma aportaciones de organizaciones empresariales y sindicales más representativas, de los Cabildos y Ayuntamientos, así como de otras entidades que colaboran en la ejecución de políticas de activación para el empleo para que pueda responder a los principales retos del mercado de trabajo en las Islas.

Este amplio acuerdo impulsado por el Gobierno de Canarias sigue las directrices para política de empleo de la Unión Europea (UE), que fueron dadas a conocer en la Estrategia Europea 2020, y el acuerdo nacional formulado en la Estrategia Española de Activación para el Empleo 2017-2020. En Canarias, el acuerdo responde no solo a los aspectos cuantitativos del mercado laboral en las Islas sino, especialmente, a los cualitativos para dar respuesta más ajustada y personalizada a las características de los demandantes, al logro de empleo estable y a mejorar las condiciones de trabajo.

En su presentación, Clavijo destacó la importancia de recuperar el mercado laboral en Canarias. "Este acuerdo de consenso en la Estrategia Canaria de Activación para el Empleo suma a los empresarios y los sindicatos comprometidos con el progreso social porque estamos convencidos de que el empleo es la principal herramienta personal para salir adelante y elevar la calidad de vida individual y colectiva".

La Estrategia Canaria de Activación para el Empleo se divide formalmente en tres objetivos: los clave, los estratégicos y los estructurales. Aunque muchas de las acciones que se proponen en esta Estrategia ya se están desarrollando, el acuerdo incide y profundiza en todos ellos y, sobre todo, sistematiza la forma de medir los resultados, de tal manera que la evaluación de cada uno de ellos permita descubrir las fortalezas y las debilidades para corregir unas o incentivar otras en función de sus resultados.

Objetivos clave

Suponen la finalidad última del acuerdo y son estables durante toda la vigencia del mismo: reducir el desempleo, aumentar la activación y reducción de los periodos de desempleo; mejorar la participación de los servicios públicos de empleo en la cobertura de vacantes y mejorar el grado de satisfacción de los empleadores y demandantes con los servicios prestados por los servicios públicos de empleo.

Objetivos estratégicos

Asumidos por el conjunto del sistema nacional de empleo estatal, se revisarán de manera trienal y consisten básicamente en formar, orientar y optimizar los recursos. Se hace especial hincapié en la promoción de la activación y mejora de la empleabilidad de los trabajadores jóvenes, especialmente usando instrumentos como el Sistema Nacional de Garantía Juvenil; potenciar el empleo como principal instrumento de inclusión social mejorando de manera prioritaria la activación e inserción de los desempleados de larga duración y mayores de 55 años; y colaborar con el sistema educativo en la mejora de las capacidades necesarias para el trabajo y para el aprendizaje permanente.

Objetivos estructurales

Trasladan al nivel operativo la orientación de la política de activación hacia la cohesión social, por lo que se enfocan desde la dimensión local y sistematizan la relación entre políticas de activación y políticas de protección en el ámbito de la unidad familiar. Para ellos, la Estrategia prevé el desarrollo de un amplio programa de cooperación entre la política de activación para el empleo y la política de servicios sociales. La estrategia, por tanto, tiene un enfoque transversal que se tendrá en consideración en la aplicación de los presupuestos disponibles, sea cual sea su origen. Los objetivos estructurales, a su vez, se dividen en varios ejes. El primero es el de la orientación, que recoge actuaciones de apoyo a la inserción mediante información, orientación profesional, motivación, asesoramiento, etcétera.

En este ámbito destaca el perfilado de los usuarios de forma personalizada de tal manera que, tras la realización de un diagnóstico de las características que presenta el desempleado, se le elabore un itinerario personalizado para facilitar su crecimiento personal y profesional. Este punto se va a llevar a cabo a través de una encomienda a Funcatra, pero también se reforzará el trabajo en red estableciendo la colaboración público-privada para la personalización de los itinerarios. Al mismo tiempo, se potenciará la difusión de los servicios que ofrece el SCE para que se incremente el uso por parte de las empresas y se gestionen eficazmente las ofertas de empleo hacia los demandantes inscritos.

El enfoque integrado de este objetivo impulsará la orientación profesional de tal manera que exista una coordinación con el sistema educativo en función de la demanda empresarial. El eje de formación es fundamental porque permitirá al beneficiario adquirir competencias o mejorar experiencia profesional, y se basa en las recomendaciones del Parlamento Europeo estableciendo unos mínimos competenciales que se consideran necesarios para cualquier empleo. Canarias tiene la capacidad y el reto de alcanzar un objetivo del 100% de competencias clave para que todos los ciudadanos que no las hayan obtenido por sí mismos en el sistema educativo o laboral puedan obtenerlas a través de una oferta específica, combinando recursos de lo dos sistemas públicos. Además, propone aprovechar el potencial formativo de las empresas incluyendo el impulso de la FP dual. Potenciar la cooperación entre centros integrados de FP y SCE, aprovechando recursos y sinergias es, precisamente, el objetivo del proyecto ENLAZA.

La idea clave es adaptar la oferta formativa a las necesidades del mercado de trabajo, así no solo se mejora la empleabilidad de las personas, sino que se mejora la competitividad de las empresas al disponer de personal cualificado. Se subraya en el documento la necesidad de oferta formativa de ocupaciones en sectores emergentes con potencial de empleo (audiovisual, marino-marítimo, economía digital, economía circular y renovables), y se incide en el refuerzo de la formación de la mujer en sectores en los que está infrarrepresentada profesionalmente. En Canarias ya se bonifican desde el año pasado los costes de la Seguridad Social por contratos indefinidos a mujeres en estos ámbitos.

La formación modular acreditable y el reconocimiento de las competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia profesional también es un punto fuerte de este acuerdo. Se tendrá especialmente en cuenta el desarrollar una formación relacionada con las carencias detectadas en los procedimientos de acreditación, para que los candidatos puedan obtener su certificación oficial.

El eje de oportunidades para el empleo incluye las actuaciones que tienen por objetivo incentivar la contratación, especialmente la indefinida, de los colectivos con mayor dificultad en el acceso o permanencia en el empleo, tanto mayores de 45 años como personas con discapacidad, exclusión social o víctimas de terrorismo o violencia de género. Ya el Servicio Canario de Empleo tiene programas como los de apoyo a los Centros Especiales de Empleo y otras medidas para subvencionar la contratación de algunos de estos colectivos. Asimismo, para fomentar y sostener la contratación y la promoción del empleo, se fortalecerá la red de servicios para el empleo mediante la colaboración entre instituciones públicas realizando un mapa de recursos para el empleo.

El eje de apoyo y fomento de la iniciativa empresarial, el trabajo autónomo y la economía social para impulsar el desarrollo económico insular y local tiene igualmente un enfoque integrado, que va desde la orientación para la capitalización del desempleo, establecimiento de subvenciones, pasando por la promoción de planes de formación y apoyo a los emprendedores. Por último, la Estrategia Canaria de Activación para el Empleo también contempla entre sus objetivos estructurales un eje de igualdad de oportunidades en el acceso al empleo que incluye la conciliación familiar, la activación de mujeres, el incremento de tasa de empleo femenino y la igualdad efectiva de oportunidades.