Loreto Aramendi ofrece un concierto en el órgano de la Catedral de Santa Ana

Información
Publicado; 14 Junio 2018 A las; 14:30

La intérprete guipuzcoana Loreto Aramendi, una de las organistas del momento debido a su notable proyección internacional, mostrará en el órgano de la catedral de Santa Anael amplio espectro de las dimensiones técnicas, estilísticas y repertorísticas que maneja esta artista, cuyo registro abarca todas las épocas y estilos.

Aramendi, que ofrecerá un concierto en el citado templo de Vegueta el 16 de junio, a las 20.00 horas,en el marco de la séptima edición del Ciclo de Conciertos en Órganos Históricos de Gran Canaria que impulsa la consejería de Cultura del Cabildo grancanario, se ha decantado por un repertorio en el que ha incluido ‘Ballo del Granduca’, gran obra de Jan Pieterszoon Sweelinck y la sorprendente ‘Batalla Imperial’ de Cabanilles, a las que sumará piezas de Pachelbel, Frescobaldi, Buxtehude, Bruna, Correa de Arauxo y Distler. El acceso al recital será libre hasta completar el aforo de la catedral.

La presencia de esta virtuosa organista en la Catedral de Santa Ana de la capital grancanaria se incluye asimismo por vez primera dentro del prestigioso ciclo de conciertos denominado ‘El órgano en las catedrales’, que impulsa el Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) del Ministerio de Cultura del Gobierno de España.

El órgano de la Catedral de Santa Ana fue construido por el organero de origen mallorquín Antonio Portell en 1862, un año antes precisamente de ser construido uno de los órganos románticos más apreciados de Europa, el Cavaillé Coll (1863) de Santa María del Coro de San Sebastián, que Loreto Aramendi tiene el honor de tocar como titular.

El de la Catedral de Santa Ana se trata de un gran instrumento de unos siete metros de alto, concebido aún dentro de la estética barroca desde el punto de vista estructural y tímbrico (salvo el Salicional), mientras que su fachada ha sido diseñada con líneas góticas, asimilándose a la arquitectura de tipo historicista de la época. Su fachada se enriquece visualmente con la trompetería horizontal de dos cuerpos.