Un taller reivindicó las características que singularizan a los vinos de Canarias

Información
Publicado; 27 Julio 2018 A las; 15:55

Resultado de imagen de vino canarias taller

El mundo del vino ha vuelto a la Universidad de Verano de Adeje mediante dos talleres que pretenden reivindicar las bondades del vino canario y presentar las peculiares características que han hecho que comiencen a ser muy apreciados en el extranjero. Curiosamente, parte de los consumidores locales se muestran aún renuentes a degustar este producto, por lo que se están impulsado desde varias instancias este tipo de actividades divulgativas que buscan mejorar su apreciación entre el público de la región.

El taller de hoy, jueves 26 de julio, ha sido impartido por Juan García Socas, catador profesional y presidente del Aula del Vino de Gran Canaria, y Ricardo Aguasca Colomo, profesor de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. En él han dado una serie de nociones acerca de cómo se desarrolla una cata profesional y se han podido probar varias marcas de prácticamente todas las islas.

Como explicó García Socas, la viticultura es una actividad muy arraigada en la agricultura, gastronomía y economía locales, por lo que hay que impulsarla y valorarla en su justa medida. En referencia a los vinos canarios, recordó que las peculiaridades de las islas hacen que los vinos producidos aquí sean especiales: el terruño, el suelo volcánico o los vientos Alisios son elementos que quedan reflejados, de un modo u otro, en el producto final y que son únicos.

A eso hay que añadir la utilización de especies de uvas únicas en el mundo, ya que Canarias es un territorio que, gracias a la insularidad, se libró de la plaga de filoxera que asoló los viñedos europeos en el siglo XIX.

Los ponentes defendieron que el vino de Canarias no es que sea mejor o peor que el de cualquier otro lugar, sino que es “diferente”, y eso le ha hecho ser cada vez más apreciado por aficionados que buscan nuevos sabores y aromas que, al mismo tiempo, tengan una calidad y rigurosidad en su elaboración.

Pensamiento lateral

Otro de los talleres impartido la tarde de hoy ha sido el segundo que el dinamizador de talleres creativos Ángel Padrón ha dedicado a indagar en varios aspectos de la creatividad, que él define como ver el mundo de manera diferente para comenzar a hacer las cosas de forma distinta y, así hallar nuevas soluciones a viejos problemas. Si en la sesión del miércoles 25 de julio se cetro en la autoestima y la motivación, en esta ocasión se cetro en dos términos contrapuestos: las fijaciones funcionales y el pensamiento lateral.

El primer concepto se refiere a la tendencia que todas las personas tienen a realizar las cosas siempre de la misma manera. Las acciones se vuelven rutinarias y, de este modo, siempre que se recurre a las mismas soluciones, cuyo resultado ya se conoce de antemano. Ello no es de por sí malo, pues muchas de estas rutinas producen bienestar y eficiencia.

Pero en ocasiones es aconsejable recurrir a fórmulas alternativas, y ahí es donde entra el pensamiento lateral, que no es otra cosa que la búsqueda de soluciones diferentes. “Digamos que si las fijaciones funcionales son las que nos dicen que la distancia más corta entre A y B son una recta, el pensamiento lateral nos llevaría a probar cualquier otro camino entre A y B, menos esa recta en concreto”.

Padrón señala apostar por el pensamiento lateral supone un riesgo porque la incertidumbre de su resultado es una de sus características. “A veces te puede llevar a una zona de pánico, pero otras, te conduce a una zona mágica. El riesgo, en ocasiones, vale la pena”.

En este taller, el especialista difunde las enseñanzas que él mismo ha recibido de Edward de Bono, uno de los principales teóricos del pensamiento lateral, y explica que es importante hacer de esta manera de pesar algo diario. Es decir, no recurrir al pensamiento lateral únicamente cuando surge un problema o se está estancado, sino que lo ideal es ir introduciendo pequeños cambios en la manera de actuar en la vida diaria.

El ponente señaló que este tipo de pensamiento ha supuesto un gran cambio en su vida, y que estos talleres, al igual que la lectura de un libro o cualquier otra experiencia, podrían tener el mismo efecto en cualquier persona. “A veces solamente se trata de tocar el botón justo en el momento adecuado. Lees un libro de miles de palabras y justo una frase te remueve por dentro y te hace replantear las cosas. De lo que se trata es de tomar conciencia de quién eres, qué quieres y saber que siempre hay otros caminos”.