"Cuando se sufre así se disfruta más. El equipo se vació. Queríamos quedar lo más arriba posible porque daba ventaja, lo buscamos y nos ha servido", dijo de entrada el preparador.

Las claves del éxito del representativo estuvieron en "el esfuerzo, el trabajo, la solidaridad y la suerte, que nos acompañó al final y eso también cuenta".

"Toca disfrutar esto hasta llegar a casa y luego la cabeza puesta ya en el Getafe", añadió Martí en su análisis inicial de la contienda.

"Fuimos capaces de leer el partido. Los hombres de arriba se han vaciado. Hemos estado disciplinados y poniendo corazón. Encima con un público que nos ha arropado. Le hemos puesto pasión. Es la recompensa a todo el trabajo del año", comentó el balear en otro momento de la comparecencia.

"Estamos en la final para subir a Primera. Muy orgulloso de los chicos y del público", insistió.

A José Luis Martí también se le preguntó por los cambios en el once en relación al de Cádiz, comentando que "se trataba de dar refresco y buscar otras ideas".

Seguidamente se le cuestionó al técnico por el papel de Gaku, autor del tanto del triunfo, significando Martí que "es un hombre que nos da pausa. Él ha hecho el gol, pero el esfuerzo es de todos. Es un jugador con mucha calidad. Tiene tranquilidad para buscar el espacio".

Respecto al encuentro del próximo miércoles ante el Getafe dijo que "ahora toca recuperar a los jugadores del esfuerzo y con un día menos que el rival, pero tenemos un buen equipo, muy fuerte. De hecho los cambios en este grupo no se notan mucho. Tampoco debemos olvidar que tenemos un choque de ida y otro de vuelta".

"Espero un Getafe que salga a imprimir ritmo. Ello vendrán a hacer un gol. Son agresivos. Pero nosotros buscaremos nuestras armas y manejar la ansiedad. Hay que bajarse del cielo y ponernos en modo trabajo. Estamos obligados a hacer un gol para estar en Primera", añadió Martí sobre lo que le espera ahora a su conjunto.

"Ver el estadio así, con ese mosaico, es algo extraordinario. Pero debo pedirles a los aficionados un último esfuerzo. De aquí al miércoles les pido que pongan sus bufandas y sus banderas en las ventanas y balcones, que tiñamos la isla de blanquiazul"