Calviño defiende que "no es el momento de vender Bankia"

Información
Publicado; 11 Septiembre 2018 A las; 15:04

La ministra de Economía, Nadia Calviño

La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, ha afirmado que “no es el momento de plantearse vender” la participación del Estado en Bankia, que supera el 60%, dados los “bajos” precios del mercado.

En un desayuno organizado por Nueva Economía Fórum en Madrid, Calviño subraya que Bankia “es una entidad que está gestionada de forma profesional” y “tiene resultados positivos y correctos”.

“Tenemos un objetivo claro que es mantener la estabilidad financiera y maximizar la recuperación de ayudas”, expone, para agregar que “con unos precios de mercado tan bajos no es el momento de plantearse vender”. La ministra asegura que “tenemos un objetivo de privatización”, pero que “no es mañana”. “Más que correr, lo importante es recuperar ayudas públicas”.

Por el momento, el Estado ha vendido dos paquetes de acciones de Bankia. El primero de un 7,5% del capital en febrero de 2014 y otro del 7% en diciembre de 2017, por los que ha ingresado 2.118 millones de euros. El plazo para completar la privatización, según la normativa actual, es finales de 2019.

Subida de impuestos

El Gobierno prevé establecer nuevos impuestos, como uno a las transacciones financieras -que se basará en el modelo francés, según la ministra-, junto con un tipo mínimo efectivo para el impuesto de sociedades o un nuevo tramo del IRPF para rentas altas que no afectará a "las clases medias y trabajadoras", ha insistido.

Calviño ha eludido cuantificar el importe de este aumento impositivo, aunque ha precisado que de no aprobarse la senda de estabilidad presupuestaria, la subida será "muchísimo más importante". La ministra ha apostado por "encontrar el equilibrio" entre la consolidación presupuestaria y el nivel adecuado de gasto público.

La ministra también defiende el aumento de los ingresos impositivos para fortalecer el Estado de Bienestar y aseguró que en este momento bajar los impuestos no sería una política conservadora, sino más bien una "política contraria" a la disciplina fiscal. Ha afeado que la rebaja del IPRF de 2015 supuso perder 12.000 millones de euros en dos años, lo que equivale al doble de la inversión en I+D. "Esta pérdida de ingresos no es coherente con una política de reducir el déficit".

Crecimiento "robusto"

Calviño insiste en "no lanzar un mensaje alarmista" sobre un cambio de tendencia de la economía española, que sigue mostrando un crecimiento "robusto" sobre unas bases "sólidas", por lo que el Gobierno no se plantea de momento revisar la previsión de crecimiento del 2,7% este año.

"Voy a ser meridianamente clara: España se encuentra en una fase de crecimiento del ciclo económico y tiene bases sólidas, con un crecimiento que se mueve en una horquilla de entre el 2,6% y el 2,8%, tasas elevadas y superiores a la media del conjunto de la zona euro".