El programa de subvenciones del llamado IBI Social promovido por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, inicia su andadura por segundo año consecutivo, tras la publicación de la Nueva Ordenanza. Se trata de una herramienta que tiene como objetivo ayudar a las familias más vulnerables económica y socialmente del municipio en los gastos por su vivienda habitual.

Las personas interesadas en acogerse a la subvención de ayudas a la vivienda habitual, pueden comenzar a retirar los formularios a partir del próximo sábado 21 de octubre en cualquiera de las oficinas de atención a la ciudadanía, tanto en las dependencias municipales como en las oficinas de los cinco Distritos de la ciudad.

El Ayuntamiento ha decidido ampliar el plazo de atención de solicitudes hasta el 27 de noviembre, lo que permitirá abarcar a un mayor número de familias. Desde el área de Cohesión Social se pretende facilitar a los ciudadanos la cumplimentación de los formularios, poniendo a su disposición distintas medidas de información y orientación.

En este sentido, el concejal de Cohesión Social, Jacinto Ortega, asegura que “no se escatimarán esfuerzos para favorecer el acceso del mayor número de personas posibles a las ayudas”.

Además del régimen general previsto para las personas titulares de vivienda con valor catastral no superior a 60.000 euros, la ordenanza establece dos regímenes especiales, uno para las familias en situación de especial necesidad, en concreto perceptoras de PCI, PEEN y beneficiarias de SAD. Y otro para las inquilinas de VPO que tengan que hacer frente al pago del IBI.

Como ya se informó con ocasión de la aprobación inicial de la ordenanza, para el otorgamiento de estas subvenciones y su cuantificación se tienen en cuenta tres factores: el valor catastral de las viviendas, el número de miembros de la unidad de convivencia y sus ingresos brutos anuales.