Por fin llegó el día. Tras una minuciosa y exquisita obra de arquitectura e interiorismo, Abikore, el nuevo restaurante de Carlos Villar, Silvia Aguilera yTadashi Tagami, ha abierto sus puertas en los bajos de La posada del pez (San Andrés, Santa Cruz de Tenerife, Tenerife).

Ubicado frente al océano Atlántico, con hermosas vistas al gran azul, Abikore se presenta como el nuevo fenómeno de la cocina hispano-japonesa en España, con elementos tanto de estricta tradición nipona (filosofía “kaiseki”) como con elaboraciones de aire más contemporáneo transitando en los aromas nikkei y la fusión oriente-occidente.

Tadashi Tagami, el chef, ganador de una estrella Michelin en 2014 por su trabajo en el restaurante Kazan, ha generado un corpus gastronómico de alta tensión conceptual y organoléptica, explorando la esencialidad de los sabores y las texturas desde su enciclopédico conocimiento de la cocina nipona, y aplicando su raro talento y sensibilidad a las nuevas creaciones de inspiración más evolutiva. Tadashi juega con distintas técnicas, tradicionales y vanguardistas, de Japón, Perú y España; pero dándole mucha importancia a la brasa, que es uno de los elementos centrales de su cocina, siempre en busca del “alma” de los grandes productos, ya sean pescados, carnes o verduras.

Abikore, que sólo ofrecerá menú-degustación con armonía de vinos hasta mitades de enero de 2018, propone hasta entonces, en función rigurosa de la estación, el mercado y la frescura de las materias primas -tanto de proximidad canaria como de las costas y mares gallegas-, espectaculares y novedosas creaciones de Tadashi como el hechizador y untuoso tartare de atún, que es “otro mundo”; la envolvente sopa de nécora con tempura de verduras y camarones; los exactos sashimi de salmón y de atún, servidos con la raíz natural de wasabi que se ralla en piel de tiburón; los oníricos nigiri (chicharro, salmonete, caballa marinada, cangrejo real…); el elegante foie gras asado con salsa de manzana verde; el suculento ravioli de conejo y millo con su asadura; el monumental txuletón de vaca rubia gallega a la brasa; el epifánico soufflé de chocolate… Elaboraciones, todas, cambiantes con el fluir de los productos en el mercado, dando día a día nuevos colores al producto supremo, el que habita en el alma del chef Tadashi, el que palpita en Abikore.