Gran Canaria distribuye 2,1 millones entre los ayuntamientos para reasfaltados

Información
Publicado; 06 Noviembre 2018 A las; 17:55

Un coche en una carretera

 

El Cabildo de Gran Canaria ha iniciado la distribución de 2,1 millones de euros entre los 21 ayuntamientos de la Isla para la ejecución de proyectos municipales de reasfaltado de sus carreteras, lo que supone 1,1 millones de euros más que en 2017, informa el consejero de Obras Públicas e Infraestructuras, Ángel Víctor Torres.

“Hemos duplicado la cuantía de estas ayudas que contribuirán a la mejora de la seguridad viaria entre los núcleos poblacionales, lo que incidirá en el conjunto de la red viaria insular”, agregó el consejero.

Este año el Cabildo modificó el criterio de reparto de la convocatoria, que en el mes de junio inició el plazo de recepción de proyectos, para incluir la variable poblacional, a diferencia de los 2 años anteriores que la inversión se distribuía a partes iguales entre los 21 ayuntamientos, una fórmula más justa “que garantiza una base igual para todos los municipios que luego se corrige con el criterio poblacional”, añadió el también vicepresidente primero.

Así, este año el Cabildo ha realizado un primer reparto proporcional fijo del 70 por ciento de la cuantía, 1,4 millones de euros, entre todos los ayuntamientos a razón de 70.000 euros cada uno, y el 30 por ciento restante, que se corresponde con la cantidad de 630.000 euros, que ha distribuido conforme al criterio poblacional según datos de población municipal extraídos del Instituto Canario de Estadística a partir de datos del Instituto Nacional de Estadística de 2017.

Los ayuntamientos, que tendrán hasta marzo de 2019 para realizar las obras y justificar las ayudas, las destinarán a la ejecución de las obras y a los costes indirectos relacionados, como la redacción del proyecto y la asistencia técnica tanto para la ejecución de los trabajos como para la coordinación de seguridad y salud.

El programa con las actuales características nació en el actual mandato después de que los ayuntamientos y la Consejería de Obras Públicas e Infraestructuras acordaran la necesidad de cambiar la fórmula existente que otorgaba las ayudas a través de la fórmula de concurrencia competitiva, modificación que exigía también el servicio de intervención del Cabildo.