La Organización Internacional de Sanidad Animal elige la ULPGC como referencia en cetáceos

Información
Publicado; 07 Junio 2019 A las; 17:53

Resultado de imagen de Facultad de Veterinaria de la ULPGC,

La Organización Internacional de Sanidad Animal (OIE) ha designado al instituto de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) especializado en este campo como su referencia sobre la salud de los cetáceos, una materia que hasta ahora no había incorporado a su trabajo.

El rector de la ULPGC, Rafael Robaina, y la subdirectora general de Sanidad Animal del Ministerio de Agricultura, Beatriz Muñoz, han anunciadoque la OIE ha aceptado al Instituto de Sanidad Animal que dirige el catedrático Antonio Fernández, IUSA, como colaborador, lo que supone un reconocimiento al más alto nivel.

Solo 53 centros de 28 países están acreditados como tales por esta organización veterinaria mundial, pero ninguno como el IUSA: este centro canario es el primero no dependiente de un gobierno que ingresa en la OIE y el único de ellos especializado en cetáceos.

El IUSA se encarga desde hace casi 25 años de hacer un seguimiento de los mamíferos marinos que varan en Canarias y en varios archipiélagos más del Atlántico y ya estaba considerado como una referencia internacional sobre la salud de estos animales.

Este centro de la ULPGC y su director, Antonio Fernández, cobraron notoriedad mundial hace 15 años, al demostrar por primera vez que los cetáceos podían morir de la enfermedad descompresiva (el llamado "mal del buceador") y que, en muchas ocasiones, lo hacían por el estrés al que les sometía el uso del sónar antisubmarinos.

Ese descubrimiento se hizo a raíz de un varamiento masivo de zifios en Lanzarote y Fuerteventura tras unas maniobras navales de la OTAN y llevó a la Unión Europea, con el impulso de España, a vetar el uso de esa tecnología en las zonas marinas de Canarias, una medida entonces sin precedentes en ningún otro lugar.

Fernández ha subrayado que este reconocimiento por parte de la OIE supone un hito en la historia de la Facultad de Veterinaria de la ULPGC, que fue muy cuestionada en sus inicios por no existir un importante sector ganadero en las islas y, después, por decidir especializarse en la sanidad de los mamíferos marinos.

Los veterinarios, ha relatado este catedrático, estaban entonces acostumbrados a tratar con cerdos, rumiantes y pollos, "pero Canarias está rodeada de océano" y en sus aguas habitan una treintena de especies diferentes de cetáceos, lo que convierte a las islas un espacio privilegiado para el estudio de estos animales.

De esa manera, "casi sin quererlo", sus estudios se fueron especializando en mamíferos marinos, lo que ha convertido al IUSA en una autoridad cuyo consejo ha sido solicitado en los últimos años por organismos que van desde el Senado de EEUU al Gobierno de Irán.

Su nueva posición como centro asesor de la OIE permitirá a este instituto canario diseñar protocolos aplicables a varias zonas del mundo para la vigilancia de la salud de las ballenas y delfines.

Y, además, ha apuntado Fernández, permitirá al IUSA avanzar en un enfoque de estudios en el que cada vez está más interesado: la crisis climática global y su impacto sobre la fauna marina.

Como ha resaltado su director, ningún otro organismo del mundo tiene un registro sistemático de autopsias, tejidos y datos científicos de todo tipo sobre los cetáceos que han muerto en su entorno en los últimos 25 años, una información de la que pueden extraerse conclusiones muy valiosas para los estudios de cambio climático, porque los mamíferos marinos son "un bioindicador" de primer orden sobre el estado de salud de los mares.

En su nueva tarea como asesor de la OIE en cetáceos, este centro veterinario canario tendrá como socio al Instituto Zooprofiláctico de Italia, dependiente del Gobierno de ese país.