Agentes de la Policía Nacional han asistido a una mujer que se puso de parto en una calle de Las Palmas de Gran Canaria. El inminente alumbramiento motivó que los policías trasladaran a la madre a la trastienda de una empresa próxima para que diera a luz en mejores condiciones. Cuando nació el bebé, los agentes emplearon el cordón de la bota de uno de ellos para ligar el cordón umbilical del recién nacido hasta la llegada de los servicios sanitarios de emergencia.

Sobre las 20,20 horas de ayer, una patrulla fue alertada por una ciudadana que, de forma muy alarmante, les manifestó que una mujer se había puesto de parto a las puertas de una empresa próxima. Los agentes de inmediato avisaron a través de la sala del 091 a los servicios sanitarios de emergencia, y acudieron en su auxilio. Mientras esperaban a la llegada de la ambulancia, los policías observaron un abultamiento en la ropa de la madre que no dejaba dudas sobre la inminencia del alumbramiento.

De inmediato introdujeron a la mujer en la trastienda de la empresa y uno de los agentes asistió al parto, que se desarrolló con normalidad, a tenor de las circunstancias. Con el bebé en el exterior del cuerpo de su madre, los policías procedieron a atarle el cordón umbilical con el cordel de una de sus botas.