Resultado de imagen de policia

La Policía Nacional, con apoyo de la Inspección de Trabajo, detuvo en Santa Cruz de Tenerife a 14 hombres españoles, de entre 30 y 59 años, así como a dos mujeres, una española de 45 y otra brasileña de 30 años, por estafa continuada, falsedad documental y pertenencia a organización criminal. Según los agentes, los acusados creaban empresas ficticias o usaban el CIF de sociedades reales sin actividad para falsificar contratos de empleo y utilizaban a personas sin recursos para simular su alta en la Seguridad Social. Así financiaban artículos de elevado coste, como vehículos, teléfonos móviles o electrodomésticos, que posteriormente vendían en el mercado de segunda mano.

Las investigaciones comenzaron a finales de septiembre de 2016, cuando una entidad financiera denunció en la Policía Nacional que fue objeto de una estafa en la compra de cuatro vehículos, por lo que los agentes, junto con inspectores de Trabajo, iniciaron las pesquisas que culminaron con el desmantelamiento de un grupo organizado dedicado a dicho tipo de fraudes. Gracias a la investigación, los policías e inspectores pudieron determinar que los presuntos autores de los delitos creaban empresas ficticias o utilizaban el CIF de sociedades reales no operativas para falsificar contratos de empleo. Después utilizaban a personas sin recursos para simular su alta en la Seguridad Social, aportándoles toda clase de documentación falsa a su nombre.

Estas personas sin recursos, siempre en compañía de algún miembro de la cúpula de la organización, acudían a diferentes establecimientos comerciales (concesionarios de vehículos, tiendas de telefonía o electrodomésticos), con el fin de financiar determinados artículos de elevado coste.

Una vez autorizada la operación financiera, los bienes eran retirados por los cabecillas de la organización criminal.

Por último, los responsables del grupo vendían en el mercado de segunda mano los diferentes productos, a través de internet y a un precio muy inferior al real.

El importe total de las estafas ronda el medio millón de euros. La operación culminó con la detención de 16 personas y se realizaron tres registros domiciliarios, dos en Santa Cruz de Tenerife y uno en La Laguna.

Los agentes intervinieron coches de media y alta gama, 5.000 euros en metálico, electrodomésticos y terminales móviles de gama alta. Un arrestado, perteneciente a la cúpula, se encontraba en tercer grado de permiso penitenciario.

Tras instruir las diligencias, los policías pusieron a disposición judicial a todos los arrestados.