Resultado de imagen de Dos muertos en la segunda huelga general contra las elecciones a la Asamblea Constituyente

 

La primera jornada de la huelga de 48 horas convocada por la oposición en Venezuela contra el proceso constituyente que impulsa el Gobierno de Nicolás Maduro ha transcurrido con relativa calma, aunque dos personas han fallecido durante algunas protestas. El corte de calles se ha registrado principalmente en los barrios de mayoría opositora, mientras que en las zonas chavistas ha predominado la normalidad. Además, medio centenar de personas han sido arrestadas, según el balance de la organización no gubernamental Foro Penal Venezolano.

Rafael Vergara, de 30 años, ha perdido la vida, aunque aún no se ha confirmado la causa de su fallecimiento. El alcalde de la ciudad de Ejido, Carlos García, ha confirmado la muerte a través de Twitter y ha atribuido la responsabilidad a los agentes de la fuerza pública encargados de contener las manifestaciones. El segundo fallecido durante esta primera jornada de paros ha sido un adolescente de 16 años, que ha fallecido en Caracas durante "una manifestación en Petare", ha informado el Ministerio Público venezolano.

Como ya ocurriera hace una semana, durante la primera huelga contra el proceso constituyente, el paro ha reflejado la divisón de la sociedad venezolana, especialmente en la capital, Caracas, donde los barrios del este, el feudo de la oposición, han amanecido vacíos y repletos de banderas que claman contra la "dictadura".

Así, las zonas de clase media y alta, donde el antichavismo es hegemónico, han sido este miércoles prácticamente peatonales. La situación ha sido diferente en las partes deprimidas de la ciudad, donde la circulación ha fluido sin complicaciones y la mayor parte de los negocios y los vendedores ambulantes han seguido operando: en el oeste de Caracas, el día ha transcurrido con relativa normalidad.

El próximo domingo, los ciudadanos están llamados a las urnas para elegir a los poco más de 500 miembros de la Asamblea Constituyente, unos comicios a los que la oposición se ha negado a participar y que califican de "inconstitucional" porque los ciudadanos no fueron consultados sobre su apoyo a la modificación de la Carta Magna.