Mueller quiere entrevistarse con miembros de los servicios de inteligencia. La clave es el cese de Comey al frente del FBI por investigar la conexión rusa.

 

El fiscal especial que examina la posible injerencia rusa en los comicios presidenciales de 2016 en EE.UU., Robert Mueller, está investigando si el presidente Donald Trump cometió obstrucción a la Justicia, según informa los medios  locales.

 The Washington Post y el New York Times citan fuentes cercanas a la investigación que aseguran que Mueller quiere entrevistar al actual Director Nacional de Inteligencia, Daniel Coats, y el almirante Mike Rogers, jefe de la Agencia de Seguridad Nacional, que han aceptado reunirse con el equipo de investigadores del fiscal especial.

Por su parte, el Wall Street Journal subraya que el fiscal especial indaga el despido del anterior director del FBI, James Comey, cesado cuando investigaba las supuestas relaciones de la administración Trump con Rusia.

Mueller fue nombrado fiscal especial para el caso ruso tras el despido fulminante de Comey, quien ha revelado que Trump, antes de destituirle, le pidió que "dejara pasar" las pesquisas sobre los vínculos de su ex asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, con Moscú.

El delito de obstrucción a la Justicia puede provocar un proceso de destitución (impeachment) contra Trump en el Congreso, algo que apoyan legisladores de la oposición demócrata si se dan las circunstancias pertinentes, pero que necesitaría el visto bueno de los correligionarios republicanos de Trump, que son quienes controlan ambas cámaras.