Granados implica a Aguirre, González y Cifuentes en la presunta financiación irregular del PP de Madrid

Publicado; 12 Febrero 2018 A las; 16:41

Resultado de imagen de granados

El exconsejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid Francisco Granados ha acusado este lunes a Esperanza Aguirre de controlar la financiación irregular del PP de Madrid, y en concreto aseguró en su declaración voluntaria ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón que tuvo una campaña de refuerzo “paralela” a la campaña diseñada por el PP en los comicios autonómicos de 2007 y 2011, que se financiaba en b y que controlaban Ignacio González y Cristina Cifuentes, aunque Granados no ha aportado ninguna prueba ni documentación al respecto sobre esta acusación.

El presunto cabecilla de la trama Púnica dijo que el “núcleo de control” de ese sistema irregular de financiación estaba formado por la propia Esperanza Aguirre, que pilotaba todo el sistema; Ignacio González, su mano derecha y luego sucesor al frente de la Presidencia de la comunidad, y Cristina Cifuentes, a la que sitúa dentro de esa cúpula por haber mantenido, dijo, una relación “sentimental” con González.

Además de estos tres, formaban parte de ese grupo de poder, añadió, Borja Sarasola, coordinador de la campaña; Isabel Gallego, directora de Comunicación, y José María de la Uz, según recoge Servimedia.

Un sistema orquestado desde 2003

Según lo declarado por Granados, esas campañas para las autonómicas se financiaron por vías legales y estuvieron bajo control del tesorero del PP Beltrán Gutiérrez. Pero tuvo además una financiación “paralela” cuyo control estaba en manos de González y Cifuentes y que se basaba en la contratación fraudulenta de publicidad por parte de empresas públicas como el Canal de Isabel II o ICM que pagaron comisiones.

Según explicó al juez durante tres horas el exconsejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid, este sistema de financiación se comenzó a orquestar en 2003, cuando él era consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, y acabó en 2011, con él en la Consejería de Presidencia.

Pese a los puestos de responsabilidad que desempeñó, Granados dijo a los periodistas que le esperaban a la salida de la Audiencia Nacional que nunca tuvo conocimiento expreso de la existencia de una financiación ilegal. Insistió en que había acudido a defenderse y a “desmontar las mentiras” que se han dicho sobre él.