Opinión

La supervivencia del planeta exige actuaciones urgentes para evitar una mayor degradación que dificulte gravemente la vida en las próximas décadas y que la haga inviable a medio plazo.

El próximo miércoles, 21 de junio, es una fecha importante para el sector primario del Archipiélago. Ese día se someterá a votación para su aprobación el proyecto de Ley del Suelo y Espacios Naturales de Canarias, una norma que impulsará la profesionalización y tecnificación del sector agrícola y ganadero de las Islas.

Los números, las cuentas y los cuentos nos alejan de algo básico en la historia de la humanidad. Aquí y ahora, lo rural y agrario lo asociamos a tiempos pretéritos. En unos años hemos olvidado la relación que tienen los pueblos con el suelo que pisamos, y la relación del mismo con el estómago.

Algunos alcaldes del Sur de nuestra isla han protestado esta semana por que a estas alturas sigan sin acometerse las obras de ampliación de la autopista del Sur. Las colas que soportan los ciudadanos y los turistas son absolutamente impresentables. Tanto como las colas que aguantan casi cada mañana los ciudadanos que vienen por la autopista del Norte.

En los últimos años hemos venido realizando una lectura de nuestro territorio con poca reflexión sobre el entorno, ignorando el tema temporal, ya que vivimos con miradas básicamente económicas, con la luz corta. Tampoco tenemos un planteamiento de futuro, dejando tal temática para la tecnología y el "destino", asunto que damos por hecho, que no nos corresponde a los humanos... (otros piensan por nosotros).