“Domínguez es un experto en venta de humo sin realizar mejoras relevantes”

Publicado; 31 Diciembre 2017 A las; 08:29

Jonás Hernández, Portavoz y Concejal de IUC en el Ayuntamiento de Los Realejos

 

Pocas veces un alcalde con tanto apoyo, al menos en su segundo mandato, pasará a la historia por un balance tan pobre en equipamientos, planificación, renovación y progreso general de su municipio en todos los ámbitos. Y es lo que le pasa, y me entristece a fondo porque el PSOE siempre ha antepuesto el interés general de los/asrealejeros/as en el gobierno o la oposición, a Manuel Domínguez y sus concejales del PP. No obstante, también reconozco que pocos políticos canarios consiguen vender tan bien una gestión que, en el fondo, es casi vacía, sin ideas ni programa, sin proyecto global de ciudad, apropiándose de las propuestas de otros sin pudor y, en definitiva, puro humo. Un humo, eso sí, disfrazado y difundido de manera magistral por el uso torticero de los medios de comunicación públicos y locales, por su gran esfuerzo económico en simple propagandaen los medios privados (con algunas cuestiones turbias) y por una política general que solo pone el énfasis en las formas, la fachada, lo aparente porque, a poco que rasques, no esconde nada, no hay sustancia detrás, los resultados son nulos en mejoras relevantes para el bienestar común.

Una de las mejores muestras de esta venta de humo sin ambages es el incumplimiento flagrante de la principal promesa de Domínguez y el PP en las dos últimas elecciones: la bajada del paro y la creación de empleo por encima de la media que, y los números cantan, se topan cada mes con la dura realidad. De hecho, y cuando Canarias ya se sitúa en torno al 23%, un gobierno local que no para de presumir de cuentas saneadas y superávit (fruto, por cierto, de la gestión de otros partidos antes, en especial del PSOE) se muestra impotente antelos 4.389 parados el 28% de paro que sigue sangrándonos.

Si este incumplimiento ya es suficientemente grave como para que el alcalde se replantee buena parte de su gestión, de vergüenza ajena nos sigue pareciendo, si no fuera porque se trata de dinero público y de una pésima visión de las verdaderas prioridades, que, con 11 millones de remanente, se destine más a pagar los excesivos concejales liberados, asesores y cargos innecesarios, como el jefe de seguridad (80.000 euros anuales), que a ayudas sociales. Una realidad que lo dice todo de la auténtica sensibilidad de un gobierno que solo tiene una concepción asistencialista de los Servicios Sociales y que carece de absoluta iniciativa para paliar los efectos de la crisis en los que peor lo pasan. Claro que tampoco debería extrañar mucho al tratarse, justamente, del partido que, a escala nacional, ha propiciado la reforma laboral más dañina para los trabajadores de la historia democrática española.

El problema, además, es que el PP, en cualquier sitio, no para de presumir de gestión y de ser unos genios de las finanzas (Suiza y varios paraísos fiscales lo saben bien) y la economía productiva cuando, en Los Realejos al menos, cada vez se cierran más comercios, áreas claves como el polígono industrial siguen atascadas y proyectos estrellas (como el cheque emprendedor o el nido de empresas) se diluyen al poco tiempo y presentan resultados más que discutibles y a la baja. Un panorama que devuelve la sensación de que el PP, en el fondo, solo quiere un municipio dormitorio, que los/asrealejeros/as busquen empleo donde puedan, pero fuera, y con unos barrios que siguen sufriendo carencias o deficiencias en equipamientos totalmente impropias si se atiende a los recursos con los que se ha contado, los planes y las toneladas de promesas del PP.

Por supuesto, la política industrial, agrícola, de servicios o medioambiental no merecen mejor nota que la comercial, económica o de planificación. Ni siquiera el ámbito deportivo, y por mucha propaganda que hagan, se escapa de las críticas más razonables, como por no aprovechar como se podría muchas de las instalaciones en ciertas etapas del año o, incluso, en plena temporada. Y qué decir de la formación o la educación, cuando hemos perdido la sede de la Universidad a Distancia (Uned) por simple desidia. Lamentable.

Sin embargo, lo peor es queni siquiera reconocen los errores persistentes y disfrazan sus fracasos, como el aparcamiento del consistorio, de fabulosos éxitos sin enrojecerse. Además, y en esta línea de desprecio a la oposición y su trabajo, copian numerosas propuestas del PSOE para presentarlas al poco como propias. Eso sí, al menos en el presupuesto de 2018 ya nos han hecho un poco de caso y el superávit de 1,5 millones de este año, que no ha servido para reinvertir y mejorar la calidad de vida, en el próximo ejercicio se traduce en un aumento de dos millones en las cuentas, si bien la subida se debe a la ley de estabilidad y al techo de gasto.

Pese a todo esto, lo más triste, en el fondo, es la falta de ilusión, de proyecto esperanzador e ideas claras de futuro que demuestra el PP en su día a día pese a toda su propaganda. Se trata de una clara rendición, pura impotencia por incapacidad y, por tanto, un profundo engaño a todos los/asrealejeros/as que les apoyaron en 2015. Unos realejeros/as que, al menos, tienen en el PSOE al partido más activo de la oposición, con programa para todos los ámbitos, barrios y grupos de población; con juventud, experiencia, energía, bagaje, perspectiva por su oposición constructiva y unas infinitas ganas de cambiar de verdad las cosas para bien, de acabar con esta gestión de la nada y esta venta de humo que, en el fondo, solo está dejando un desierto sin logros palpables. Los Realejos tiene futuro, pero, sin duda, pasa por unpróximo gobierno progresista de la mano del PSOE que, como pasó desde 1979 hasta 2003 y de 2007 a 2011, ponga al municipio en el lugar preminente que le corresponde en el Norte, la Isla y el Archipiélago. Ya lo hicimos y lo volveremos a hacer.

Jonás Hernández, Portavoz y Concejal de IUC en el Ayuntamiento de Los Realejos