España es el país europeo cuyo sector financiero tiene el mayor volumen de retribuciones

Información
Publicado; 22 Septiembre 2018 A las; 19:10

El 20% de la plantilla que más gana en el sector financiero quintuplica lo que gana el 20% con menor salario

  

CCOO ha elaborado el IV informe sobre retribuciones en el sector financiero que constata que el 20% de las plantillas con más ingresos suponen el 33% del gasto de personal mientras que el 20% que menos gana supone tan solo un 6,7% del gasto. Esto se produce con mayor intensidad en las entidades más grandes (sistémicas). José María Martínez, secretario general de la Federación de Servicios de CCOO, afirma que las políticas retributivas de los directivos son las que indican una mayor desigualdad en las entidades, que es tanto mayor cuanto mayor es la entidad.

El secretario general de la Federación de Servicios de CCOO advierte que los procesos de concentración del sector financiero llevan aparejada dicha desigualdad salarial, además de un fuerte problema de exclusión social de muchos territorios que quedan fuera del sistema financiero.  

Además, el informe plantea un fuerte problema de brecha de género en el sector, donde se estima que solo un 18% de los puestos de dirección están ocupados por mujeres. Un dato relevante es que el número de mujeres consejeras ha crecido desde el 16% que representaban en 2014, hasta el 21% en 2017, aún muy lejos del mínimo 60/40, al que sólo se acerca Banco Santander con un 38%.

Así, el sindicato afirma que trabajar por la equidad salarial, por eliminar estas brechas, refuerza el negocio financiero de la mejor manera posible. Es por eso que CCOO exige que la transparencia sea obligatoria y que todo los ratios salariales sean exigibles a las empresas.

España es el país europeo cuyo sector financiero tiene el mayor volumen de retribuciones variables de todo el sector (%17) 1 . También es el país europeo con los ejecutivos mejor pagados y el 4ª en el que más crecieron los que ganan más de un millón de euros (ver página sobre el informe de la Autoridad Bancaria Europea EBA) Estas dos cuestiones tienen relación, y explican el ambiente y el clima laboral enrarecido que viven las trabajadoras y trabajadores del sector financiero. Esta sigue siendo la crisis de los incentivos perversos (y atención especial a la modalidad de incentivos en especie, que detectamos se incrementa alarmantemente: regalos, viajes…). La presión comercial vuelve a niveles insoportables, a pesar de la MIDFI y de unos códigos de conducta que siguen siendo decorativos.

Sin embargo, a pesar de la evidente senda errónea por la que continúa avanzado la política retributiva del sector financiero español tras la reestructuración que le ha llevado a prescindir de más de 90 mil empleos durante los años de crisis, parece que no deja de calar el discurso del conformismo, pensando que poco o nada podemos hacer al respecto. En el contexto de desigualdad global, vuelve a repetirse la frase „España es el país donde más ha crecido la desigualdad durante la crisis‟ Este el titular, ampliamente difundido, procede del reciente informe de Banco de España sobre desigualdad2 . Y aunque el titular y muchas de sus conclusiones son totalmente ciertas, es en muchos sentidos un informe decepcionante3 . Respecto a salarios, parece indicar que los datos no son tan malos, con el efecto inacción que puede tener esto („no hay nada o poco que hacer‟). Aun así, el informe utiliza algunos de los ratios que proponemos popularizar desde nuestro proyecto, tales como el del salario máximo respecto al medio, o el del salario máximo respecto al mínimo. Sobre este último ratio, el informe de Banco España indica que la media de salarios máximos respecto a los mínimos es de muy pocas veces (dato). En nuestro informe, damos este dato para cada empresa, y, agárrense: en las empresas del estudio, son „normales‟ los casos 400, 600, 800 veces. Incluso hay una empresa (no del sector financiero) en el que una persona gana más de 1.800 veces que el que menos gana. No es posible que:  Se diga que la desigualdad en España es alarmante, y en los informes públicos de las· empresas o en las estadísticas públicas no aparezcan indicadores consecuentes y alineados con ese dato. En nuestro estudio, sólo tres empresas incluyen el ratio propuesto por GRI (Y no es el mejor ratio, ni mucho menos). 2 Informe de Banco de España sobre Desigualdad – Junio 2018 (link) 3 ‘El decepcionante informe del Banco de España sobre desigualdad’ Economistas frente a la crisis. En el artículo se citan y se da acceso además a otros informes alternativos de interés. Cita también la estadística Eurostat usada en nuestro informe y en dos ediciones anteriores https://economistasfrentealacrisis.com/el-decepcionanteinforme-del-banco-de-espana-sobre-la-desigualdad/ Los ODS: Oportunidad y ¿burbuja? Incomprensiblemente (o comprensiblemente, ya que sabemos que la actitud general de las patronales, sus fundaciones y consultoras, apoyadas por el gobierno 'conservador' - conservador y protector un poder desfasado, antisocial y reaccionario contra el cambio, la democracia y la regulación razonable -) las empresas tienden a no informar con estos indicadores en sus informes no financieros (es todo un escándalo lo que está ocurriendo con el indicador salario máximo/media, GRI 102-38), ni el estado ejerce su deber de proteger exigiéndolos, o simplemente, recomendando (han llegado a 'prohibir' los indicadores orientativos que exigía la Ley de Economía Sostenible y el  y se siga divulgando el mal dato de brecha de género del país , y tampoco esto aparezca reflejado de una forma clara, relevante y comparable, en las memorias de las empresas. De nuevo, sólo aparece algo en 3 de las 13 empresas que analizamos  el tipo medio real pagado del impuesto de sociedades· grandes empresas sea del 14%, y a estas alturas las empresas sigan sin publicar su tipo real pagado por países como „huella fiscal‟ real . Y en cambio, para más inri, sigan presentando datos e informes absolutamente sesgados, publicitarios y confusos.

Las comparaciones son odiosas y siempre este tipo de comentarios han sido presentados como populistas o poco rigurosos, pero con la simple comprobación de que con la retribución de un ‘top’ se pagan 1.000 salarios de 18.000 euros se tendrían que haber tomado otras medidas para terminar con esta crisis. En nuestro informe damos de nuevo el dato de que el 20% de las plantillas que menos ganan suponen un aparte ínfima de los gastos de las empresas (en torno a un 7%), y es ahí donde se ha intentado aplicar la austeridad, en todos los sectores y ámbitos. Las discusiones, debates, negociaciones salariales (convenios) y resistencias no tienen sentido ante este dato.

Tener una buena información sobre las retribuciones evitaría el efecto apropiación de la empresa por parte de los gestores. Son demasiado frecuentes los casos de retribuciones de gestores por encima de los intereses de los accionistas, en contra de la sostenibilidad de la propia empresa. Por supuesto, en contra de los intereses de sus trabajadoras y trabajadores. Pero además existe un efecto mucho más perjudicial. Los intereses para mantener o mejorar el estatus de máximas retribuciones llega a influir sobre la política, regulaciones y reguladores, e incluso en las Instituciones Financieras Internacionales (¿pensaban los tres últimos directores gerentes del FMI en el Bien Común?) Esta crisis, sistémica, y las recetas para intentar salir de ella, son la prueba. Los mismos campeones de los rankings de retribuciones (algunos, en este informe, aunque el fenómeno se da en todos los sectores) son los impulsores de recetas de austeridad y reformas como la laboral española, o como las que se han impuesto a países como Grecia, basada en recortes a los más débiles y que, como evidencian los datos, no se aplican ellos mismos. Este informe tiene relación con las teorías de Thomas Piketty sobre la concentración del poder y cómo un grupo importante de agentes comienzan a estar más preocupados por mantener su estatus que de la sostenibilidad de sus empresas, de un país, o cuando se asocian entre ellos a nivel internacional, de todo el sistema económico mundial. Se suceden las reestructuraciones y regulaciones de empleo, y creemos que demasiadas ocasiones se producen despidos antes que reducir las elevadas retribuciones de los tramos superiores. Esto explicaría el efecto sobre la crisis en España: alto desempleo y cada vez más desigualdad. Los datos de este estudio corroboran esta visión. La crisis ha hecho mella en la clase trabajadora en España, que ve recortada sus salarios, mientras otros aumentan sus patrimonios y se benefician de los difíciles momentos económicos. Una demanda generalizada de transparencia, las peticiones de las organizaciones sindicales, el impulso la sociedad civil, la acción en las juntas de accionistas (también impulsada por los sindicatos a nivel mundial), unas tecnologías de la información cada vez más avanzadas serán cuestiones cada vez más importantes en la valoración de las empresas. Por tanto es conveniente para las propias empresas anticiparse y adaptarse a esta realidad.