El pianista y artista multidisciplinar Carles Santos, galardonado en 2008 con el Premio Nacional de Música, ha fallecido hoy a los 77 años de edad, según ha confirmado el Ayuntamiento de Vinaròs, su localidad natal.

Santos fue galardonado a lo largo de su prolífica carrera con distinciones como la Cruz de Sant Jordi Generalitat de Catalunya 1999, la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes 2007, varios premios MAX de artes escénicas y la Medalla de la Universitat de València.

Creador del tema "¡HOLA!" para la ceremonia inaugural de los Juegos de 1992 como parte del álbum Música para las ceremonias Olímpicas Barcelona 92  está considerado uno de los artistas más prolíficos e interesantes de la vanguardia española de las últimas décadas.

A través de su carrera combinó el piano con la composición, la pintura y la escultura, y llevó a cabo impactantes "performances" en algunos de sus espectáculos, donde mezclaba su pasión por las artes con el erotismo y la cotidianeidad.

Según explicó la Universitat de València cuando le concedió su Medalla, en 2015, Santos empezó a estudiar música de muy pequeño (con 5 años ya tocaba el piano) y posteriormente estudió en el Conservatorio Superior de Música del Liceo de Barcelona, donde destacó como alumno.

Continuó los estudios en París, con los maestros Février, Casadessus, Magda Tagliaferro y Margaret Long, y, más tarde, en Suiza, como alumno de Harry Datymer.

En 1961 empezó a actuar como pianista, con obras de Bartók, Schönberg y Webern, y siete años más tarde se trasladó a Estados Unidos, donde conoció a músicos de vanguardia como John Cage, cuya obra marcó su estilo y estética posteriores que paseó como intérprete por escenarios de todo el mundo.

En los años 70 fundó con Josep Maria Mestres Quadreny el Grupo Instrumental Catalán (GIC) y conoció a Pere Portabella, con quien empezó a trabajar en el cine como compositor, intérprete, guionista e incluso realizador, y desde 1978 se dedicaba exclusivamente a la composición e interpretación de su propia obra.