La práctica habitual de ejercicio físico, una exposición solar adecuada, una alimentación saludable rica en calcio y vitamina D y la eliminación del consumo de tóxicos, como el tabaco y el alcohol, son los factores clave de cara a reducir el impacto de la osteoporosis, una enfermedad que, explica la reumatóloga de Hospital Parque Belén Ramos, se materializa de forma más acusada en las mujeres, en especial tras la menopausia.

 La osteoporosis se centra en una patología generalizada del hueso que va acompañada de una pérdida de masa ósea y un deterioro de su estructura, lo que reduce su resistencia e incrementa el riesgo de fracturas.

 Belén Ramos afirma que, aunque se trata de una enfermedad que se puede dar en cualquier momento de la vida, su impacto aumenta con el paso de los años, teniendo en cuenta que una de cada tres mujeres de 50 años sufre una fractura por esta enfermedad. Añade que la falta de estrógenos que se da a partir de la menopausia predispone a padecer la enfermedad, al mismo tiempo que se hace más patente en el caso de hijas con madres con osteoporosis.

 Respecto a la población masculina, el 20% de los hombres de más de 50 años sufre una fractura por osteoporosis, explica.

 Añade que el riesgo de fracturas se incrementa de forma importante con la edad, llegando al 90% en el caso de la cadera en los mayores de 90 años.

 Por otro lado, la reumatóloga de Hospital Parque señala que determinadas enfermedades hereditarias, reumáticas, hormonales y hepáticas favorecen el desarrollo de la osteoporosis, así como en el caso de las personas excesivamente delgadas.

 El tratamiento continuado con medicamentos como los esteroides o la hormona tiroidea, entre otros, favorecen también la aparición de la enfermedad.