La contaminación por plomo en Groenlandia muestra el ascenso y la caída de las antiguas civilizaciones europeas

Información
Publicado; 17 Mayo 2018 A las; 13:38

Las emisiones de plomo fueron llevadas por el viento a Groenlandia, una distancia de más de 4.600 kilómetros, y se instalaron en el hielo.

Para conocer el auge y la caída de las antiguas civilizaciones europeas, los investigadores a veces encuentran pistas en lugares poco probables, como en el interior de la capa de hielo de Groenlandia. Hace miles de años, durante el apogeo de los antiguos imperios griego y romano, las emisiones de plomo de fuentes como la minería y la fundición de minerales de plomo y plata en Europa derivaron con los vientos sobre el océano a Groenlandia, una distancia de más de 4.600 kilómetros, y se instalaron en el hielo.

Año tras año, la nieve caída añadía capas a la de hielo, de forma que las emisiones de plomo se capturaban junto con el polvo y otras partículas en el aire, convirtiéndose así en parte del registro del núcleo de hielo que los científicos utilizan actualmente para aprender sobre las condiciones del pasado.

En un nuevo estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, un equipo de científicos, arqueólogos y economistas del Desert Research Institute (DRI), la Universidad de Oxford, NILU -Instituto Noruego de Investigación Aérea- y la Universidad de Copenhague, utilizaron muestras de hielo North Greenland Ice Core Project (NGRIP) para medir, fechar y analizar las emisiones de plomo en Europa que se capturaron en el hielo de Groenlandia entre 1100 aC y 800 dC. Sus resultados proporcionan una nueva visión para los historiadores sobre cómo evolucionaron las civilizaciones europeas y sus economías con el tiempo.

"Descubrimos que la contaminación por plomo en Groenlandia sigue muy de cerca las plagas conocidas, las guerras, los disturbios sociales y las expansiones imperiales durante la antigüedad europea", dice el autor principal del estudio, Joe McConnell, profesor de Investigación de Hidrología en DRI.

Un estudio previo de mediados de la década de 1990 examinó los niveles de plomo en el hielo de Groenlandia utilizando solo 18 mediciones entre 1100 aC y 800 dC; pero el nuevo estudio proporciona un registro mucho más completo que incluyó más de 21.000 mediciones precisas de plomo y otras químicas para desarrollar un registro continuo, fechado con precisión, para el mismo periodo de 1900 años.

Para determinar la magnitud de las emisiones europeas a partir de los niveles de contaminación del plomo medidos en el hielo de Groenlandia, el equipo utilizó simulaciones de modelo de transporte atmosférico de última generación. "Creemos que esta es la primera vez que se usa este modelo detallado para interpretar un registro de la contaminación causada por el hombre y para identificar la región origen más probable de la contaminación", señala el coautor Andreas Stohl, científico senior en NILU.