El tráfico ilegal de colmillos amenaza al jaguar de Bolivia

Información
Publicado; 12 Junio 2018 A las; 15:36

Imagen de archivo de un jaguar (Panthera onca).

El jaguar se ha convertido en el felino estrella de Bolivia para los traficantes, que consiguen más de mil dólares por cada colmillo a través de una red criminal internacional con destino a China, que es difícil de frenar.

Los primeros casos se detectaron en 2014 y desde entonces se han incautado unos trescientos colmillos, principalmente a través de Ecobol, la antigua empresa nacional de Correos de Bolivia.

“Se enviaban a través de Ecobol como encomienda con destino a China, de manera más camuflada en osos de peluche, en cajas de chocolates”, explica a Efe Walter Andrade, director de la Policía Forestal y de Medio Ambiente de Bolivia (POFOMA). No obstante, Andrade desvincula el aumento de ciudadanos chinos en Bolivia con la aparición del tráfico de colmillos de jaguar, un producto muy codiciado en el país asiático.

El tráfico de colmillos no siempre implica la inmigración de chinos, eso es falso. Solamente son unas cuantas personas, que como en cualquier lugar, no todas las personas son buenas”, subraya el coronel.

Aunque todos los envíos iban con destino a China, donde los colmillos representan un status de poder y se consideran un afrodisíaco, la base de la red “está formada por bolivianos”, destaca Andrade.

Los primeros casos se detectaron en 2014 y desde entonces se han incautado unos trescientos colmillos. Los primeros casos se detectaron en 2014 y desde entonces se han incautado unos trescientos colmillos.

Cualquier persona se animaba, se estaba pagando como mínimo 2.000 bolivianos (unos 300 dólares) por cada colmillo. En Bolivia por esa cantidad de dinero, muchas personas se animan a ir a cazar, sin ser cazadores”, relata.

6.000 dólares por cada jaguar

Un cazador puede obtener por cada jaguar, por los colmillos y otras partes del animal que se aprovechan para otros fines, como el cráneo o la piel, un beneficio de unos 40.000 bolivianos, casi 6.000 dólares, en un país en el que el salario mínimo no alcanza los trescientos dólares, según cálculos de la Policía Forestal.

En este tiempo el modus operandi de los traficantes ha cambiado tras las medidas preventivas del Gobierno boliviano, que impulsó mayores controles en aeropuertos y envíos de mercancía. “En 2015 enviaban abiertamente paquetes con colmillos a China por correo, ahora lo hacen a través de otros medios como la carga personal de ciudadanos. Es una hipótesis que estamos formulando en función a otros reportes”, declara a Efe Rodrigo Herrera, asesor jurídico del Ministerio de Medio Ambiente y Agua.

La POFOMA tiene constancia de apertura de nuevas rutas por Desaguadero, uno de los puntos fronterizos entre Bolivia y Perú, aunque el aeropuerto de El Alto, ciudad vecina a La Paz, continúa siendo el principal medio de transporte, según el Ministerio.

“Nuestra ruta identificada aérea no atañe al Perú, hemos identificado la ruta La Paz-Miami-París-Beijing (Pekín)”, puntualiza Herrero.

Aunque se han cerrado una veintena de condenas por tráfico ilegal con una media de tres años de prisión, la cifra que “no disuade” a los cazadores ni traficantes al ser un “riesgo muy rentable”, según el asesor.