Marte no puede transformarse en la nueva Tierra porque no tiene CO2 suficiente

Información
Publicado; 31 Julio 2018 A las; 22:18

 Imagen del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), que muestra el planeta Marte.

Marte no permitiría llevar a cabo el hipotético proceso de 'terraformación' -por el cual se cambiarían las condiciones de un planeta para hacerlo habitable para las especies de la Tierra- porque carece del dióxido de carbono suficiente, según un nuevo estudio patrocinado por la NASA.

Un artículo publicado este lunes por Nature Astronomy indica que este proceso de 'terraformación' por el que se permitiría una colonización más rápida de Marte, no es una posibilidad viable para el planeta rojo con la tecnología disponible en la actualidad. La investigación encuentra como solución liberar gas de dióxido de carbono atrapado en la superficie marciana para espesar la atmósfera y actuar como una manta para calentar el planeta.

El mismo estudio concluye que Marte no puede retener el suficiente dióxido de carbono enviado a la atmósfera para calentar el planeta. Pese a que la actual atmósfera marciana en sí misma consiste principalmente de dióxido de carbono, es demasiado delgada y fría para soportar el agua líquida, un ingrediente esencial para la vida.

El texto indica que la presión atmósferica de Marte es menos de un 1% de la presón de la atmósfera de la Tierra, esto significa que cualquier agua líquida en la superficie se evaporaría o congelaría rápidamente.

Liberar a la atmósfera los gases de efecto invernadero

Alguno expertos han teorizado también con la posibilidad de liberar a la atmósfera los gases de efecto invernadero almacenado en sus rocas y casquetes polares, para que la atmósfera fuera más densa, el planeta se calentase y así lograr que el agua líquida pudiera permanecer en la superficie.

Así, los investigadores se centraron en el CO2 disponible en el planeta rojo, el único gas de efecto invernadero presente en cantidad suficiente para producir un calentamiento significativo. Para ello, usaron los datos proporcionados por los rovers y sondas espaciales durante los últimos veinte años relativos al CO2 accesible, tanto en la superficie de Marte como en los reservorios subterráneos, así como las continuas emisiones de este gas al espacio.

Los propios autores concluyen que dicha terraformación mediante el CO2 conocido en el planeta precisaría de una serie de tecnologías que están muy por delante de las actualmente disponibles.

El planeta rojo está en el centro del interés de los científicos pero también del gran público desde que se anunció la existencia de un lago de agua líquida y salada bajo el hielo de su polo sur.