La directora del FMI, Christine Lagarde, durante un encuentro parte de las reuniones de primavera del FMI y el BM. La economía española superará este año, casi una década después, el nivel de PIB previo al estallido de la crisis en 2008, según las nuevas estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), que subraya no obstante que la tasa de paro será este año de un 17,7%, que son 6,5 puntos superior a la de 2008. Además, el organismo no espera que España logre cumplir las metas de déficit pactadas con Bruselas ni en 2017 ni en 2018. En este sentido, el FMI ha vuelto a señalar que el país podría recaudar más -y, de paso, fortalecer el crecimiento- subiendo el IVA y los impuestos especiales y medioambientales.

"Un ajuste fiscal que favorezca el crecimiento podría conseguirse a través de ampliar la base del IVA e incrementar los impuestos especiales y medioambientales", precisa sobre España el informe Fiscal Monitor elaborado por la institución presidida por Christine Lagarde. En este mismo sentido, el documento insiste en que el anuncio de un incremento gradual de los tipos reducidos de IVA hacia el tipo general "podría respaldar el crecimiento en el corto plazo a través de un impulso en el consumo de los hogares".

España recuperará el nivel de PIB, pero no de paro

La actualización de abril de las previsiones macroeconómicas del FMI apuntan a que el PIB español alcanzará en 2017 los 1,13 billones de euros, frente a los 1,10 billones del año pasado, superando así los 1,12 billones de la economía española en 2008.

La institución internacional ha mejorado tres décimas su pronóstico de crecimiento para España en 2017, hasta el 2,6%, frente al 2,3% que estimaba el pasado mes de enero. El FMI, además, contempla una progresiva desaceleración de la expansión de la economía española -después de que en 2015 y 2016 el Producto Interior Bruto creciera un 3,2% cada año-, que bajará al 2% en 2019 y al 1,6% en 2022.

A pesar de superar el PIB anterior a la crisis, los pronósticos del FMI señalan que la tasa de paro se mantendrá aún muy por encima, ya que la institución espera que cierre 2017 en el 17,7% y un año después en el 16,6%, para disminuir progresivamente al 14,5% en 2022, cuando en 2008 la tasa de paro fue del 11,2% y un año antes había sido del 8,2%.

Asimismo, el número de ocupados en España tampoco se equiparará con los niveles previos a la crisis en los próximos años. Los nuevos pronósticos del FMI apuntan a un total de 18,8 millones de trabajadores en 2017 y 19,1 millones el año que viene, cifras aún por debajo de los 20,5 millones de ocupados en 2008.

España no cumplirá con los objetivos de déficit pactados

En cuanto a las finanzas públicas, las previsiones del FMI apuntan a que España no será capaz de cumplir los objetivos de déficit pactados con Bruselas para 2017 y 2018, cuando el desequilibrio de los presupuestos será respectivamente del -3,25% y del -2,71%, frente a la meta del -3,1% para este año y del -2,2% para el siguiente.

De hecho, el déficit español no bajará al -2,2% al menos hasta 2021, según el FMI, ya que para 2019 alcanzará el 2,4% del PIB y un año después será del 2,3%, situándose en el 2,2% en 2021 desde donde repuntaría al 2,3% en 2022.

Por otro lado, el FMI confía en que la deuda bruta acabe este año en el 98,5% del PIB, frente al 99,3% de 2016, para reducirse gradualmente al 97,8% en 2018 y situarse en el 93,9% para 2022. En 2008, la deuda pública española equivalía al 39