Imagen relacionada

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta de que casi 2.000 millones de personas, un tercio de la población mundial, no tienen acceso a los medicamentos considerados básicos por esta entidad, que denuncia que este déficit ocasiona una cascada de miseria y sufrimiento que podrían prevenirse.

"Los aleja de los beneficios que se han conseguido con los avances de la ciencia moderna y la medicina", ha destacado la directora general de este organismo de Naciones Unidas, Margaret Chan, que trabaja con todos los países para desarrollar iniciativas en favor de las personas con menos recursos, que son las que tienen más problemas de acceso.

La OMS considera que una buena salud es imposible sin acceso a los productos farmacéuticos y la cobertura sanitaria universal depende de la disponibilidad de tecnologías sanitarias accesibles y de calidad, en cantidades suficientes como para atender a toda la población.

Pese a ello, estiman que cada año millones de niños mueren en todo el mundo por enfermedades que podrían haberse evitado o curado con medicamentos o vacunas.

Además, alerta la OMS en su página web, en los últimos años la necesidad de garantizar un suministro continuo de medicamentos se ha vuelto más urgente, dada la aparición de nuevas terapias y más eficaces contra el VIH, tratamientos contra la tuberculosis multirresistente o la eficacia de los fármacos contra la malaria, la hepatitis B o la diabetes.