Un proyecto de Cáritas financiado por el Cabildo incrementa la producción agrícola en el Triángulo de la Pobreza de Mauritania

Información
Publicado; 04 Septiembre 2018 A las; 17:43

Un proyecto de cooperación internacional de Cáritas financiado por el Cabildo de Gran Canaria ha permitido incrementar la producción agrícola y garantizar así el acceso a los alimentos de los habitantes de la comunidad de Monguel, ubicada en el denominado Triángulo de la Pobreza de Mauritania, gracias a un desarrollo comunitario sostenible y a acciones para empoderar a la mujer.

Esta iniciativa impulsa las actividades rurales a través de varias acciones y una de las primordiales es el acceso a agua potable para las personas, animales y los cultivos. Para ello, rehabilita y construye pozos, diques y presas, además de sistemas de almacenamiento de agua para subsistir en periodos de sequía.

También dota a las localidades de pequeñas infraestructuras y huertos comunitarios, distribuye ganado y semillas, y fomenta los bancos de cereales para guardar los excedentes para garantizar los alimentos en las épocas de falta de lluvias. Además, sensibiliza a la población sobre ecología y reforestación, detalla Mustafá Galah, coordinador  del Área Internacional de Cáritas de Canarias.

Pero este proyecto no se limita a entregar ayudas para solucionar carencias puntuales, sino que especialmente refuerza las capacidades de sus habitantes, los forma, y fomenta la creación de cooperativas comunitarias integradas fundamentalmente por mujeres, para que una vez que el trabajo de la ONG concluya, tengan las herramientas necesarias para continuar en solitario.

Esta ayuda de la Institución insular proviene de la  Consejería de Solidaridad Internacional, un área que este año ha entregado 1,5 millones de euros a 73 asociaciones sin ánimo de lucro para llevar a cabo más de 90 proyectos humanitarios y de cooperación internacional en diferentes puntos del planeta para luchar contra la pobreza y ayudar a las personas más desfavorecidas, explicó el consejero Carmelo Ramírez.

Seis años de proyecto para garantizar alimentos

Cáritas Canarias comenzó en 2012 con este proyecto que desarrolla Cáritas Mauritania y ha contado con la colaboración de la Institución insular desde 2013. Este año el Cabildo renueva su compromiso al aportar 20.000 euros a través del área de Solidaridad Internacional para actuar, en concreto, en cinco localidades y beneficiar a 4.800 personas, en su mayor parte mujeres.

Así, la localidad de Avadiere Cheikh Old Meny tendrá una nueva tienda comunitaria, ya en construcción, que incrementará la disponibilidad de productos alimentarios de primera necesidad, a la vez que permitirá controlar los precios en épocas de sequía para evitar la especulación. Este espacio lo gestionarán cooperativas femeninas para ayudar a aumentar sus ingresos. Cáritas ya ha instalado también en esta misma localidad un molino de grano para convertir los cereales en harina y beneficiar así a 300 familias.

Por su parte, los residentes en Aoulad Ely y El Hijaj reciben kits para rehabilitar diques familiares y tener así el agua garantizada para la subsistencia y los cultivos. Son los habitantes de estas localidades los encargados de realizar las obras con el material que aporta Cáritas para implicarlos en las mejoras.

También los 2.400 residentes de Moyt El Bir y Aoufli se verán beneficiados con la instalación de cercados en terrenos comunitarios, uno en cada localidad, para mejorar la producción hortícola al proteger los cultivos del ataque de los animales. Esto permitirá el consumo de verduras y legumbres frescas en las aldeas empobrecidas de Monguel.

Por otro lado, también en la localidad de Aoufli, el proyecto de Cáritas rehabilitará un pozo para aumentar la producción del agua potable a la que acceden 252 habitantes.

Por debajo del umbral de la pobreza

La mayoría de la población de la comunidad de Monguel está por debajo del índice de pobreza y malvive a través de una agricultura de subsistencia y de la ganadería. Esta ciudad está ubicada en la región de Gorgol, que junto con Guidimakha y Lassaba forman parte del llamado Triángulo de la Pobreza de Mauritania.

El 60 por ciento de la población de Monguel solo puede hacer una comida al día porque las cosechas no son suficientes para cubrir sus necesidades, una situación que se agrava en periodos de sequía como la que atraviesan actualmente y que ha provocado una crisis alimentaria.

Por ese motivo, los beneficiarios del proyecto de Cáritas son pequeños agricultores que viven alrededor de las escasas presas, en hondonadas y detrás de los pequeños diques familiares, y que realizan labores de la huerta. Las rentas que obtienen están sujetas a la azarosa meteorología, a los ataques de los insectos y a la falta de práctica de la fertilización del suelo, además de al difícil acceso al agua.

Además de labores de agricultura, la ONG también realiza con la ayuda de otros organismos una campaña de alfabetización de adultos, de salud y medio ambiente para revertir la situación de pobreza de sus habitantes.