Incendios en Portugal

Al menos 61 personas han muerto en el incendio forestal declarado este sábado en el término municipal de Pedrógao Grande, a 200 kilómetros al norte de Lisboa, en el que han resultado heridas 54 personas, cuatro de ellas en estado crítico. El fuego avanza sin control y el fuerte viento y las altas temperaturas dificultan su extinción.

El primer ministro luso, António Costa, ha dicho que "lamentablemente" puede incrementarse la cifra de víctimas, un balance provisional y que es inferior al último que había ofrecido el secretario de Estado de Administración Interna, João Gomes, quien cifró en 62 los muertos porque, según Costa, se produjo un error de duplicidad en uno de los registros.

Y ha hecho un llamamiento a la población para que siga a rajatabla las instrucciones de las autoridades porque, incidió, "la situación aún no está concluida" y el fuego sigue activo y ha sido reavivado por el viento en algunos frentes. Además, "Las previsiones meteorológicas para esta tarde son idénticas a las de ayer".

Atrapados en la carretera

El secretario de Estado ha precisado que, de los fallecidos, 30 personas fueron encontradas en sus vehículos, repartidos en dos carreteras de Leiria que quedaron cercadas por el fuego. Mientras, otras 17 personas fueron halladas en zonas aledañas a carreteras y 10 más en el "ambiente rural" que rodea a estas vías. El Gobierno luso ha decretado tres días de luto.