Una joven obtiene una fotografía con su teléfono móvil de Santa Cruz de la Palma.

Los españoles son los europeos que más utilizan el teléfono móvil para acceder a internet, con una tasa del 93% del total de los internautas en España, por encima de la media de la Unión Europea (UE), ha informado Eurostat, la oficina de estadística comunitaria.

En la UE, ocho de cada diez ciudadanos (78%) utiliza ese método para navegar por internet, señala Eurostat en un informe sobre el uso de tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en la UE. España también se sitúa por encima de la media europea en la tasa de empresas que utilizan conexión de banda ancha (un 82% frente al 69%), sólo por detrás de Finlandia, Croacia, Dinamarca y Suecia.

En 2016, el 85% de los hogares de la UE tenía acceso a internet -frente al 70% seis años antes- y de ellos el 83% contaba con conexión de banda ancha. Por otra parte, siete de cada diez empresas proporcionan servicios móviles a su personal, de los cuales la mitad del total cuenta con un ordenador portátil para navegar por internet. El 69% de las empresas, además, facilita dispositivos portátiles a sus trabajadores con conexión a la red.

En lo que respecta al uso de las redes sociales, el porcentaje en España entre personas de entre 16 y 74 años se situó en el 67%, ligeramente por encima de la media de la UE (63%).

Cerca de la mitad de los negocios de la UE con acceso a internet (46%) indicaron que utilizaban al menos una red social para comunicar (principalmente Facebook, LinkedIn o Xing). En total, el 80% de las empresas con conexión a internet tenía su propia página web en 2016, mientras que en 2010 el porcentaje era del 71%.

En lo que se refiere a las carreras profesionales relacionadas con las TIC, la contratación de especialistas en esa materia ha ido en ascenso durante los últimos diez años en la Unión.

8,2 millones de trabajadores en las TIC en Europa

El año pasado había 8,2 millones de estas personas trabajando en la UE, lo que supone un 3,7% del total en la Unión. En cambio, cuatro de cada diez empresas europeas tuvieron problemas para ocupar puestos vacantes de especialistas en TIC, puntualizó Eurostat.