Resultado de imagen de abel morales sector primario canarias

El viceconsejero de Sector Primario, Abel Morales, ha hablado de diferentes temas en la entrevista concedida a Tribuna. En esta ha explicado la situación actual del atún rojo, el crecimiento del sector en Canarias y de la importancia de los sellos de calidad, entre otros asuntos.

Texto: Una preocupación de la consejería es el desarrollo y el consumo de los productos agroalimentarios de las islas. ¿Cuál es la estrategia que se está desarrollando para incrementar este hecho?

El desarrollo y el consumo de los productos agroalimentarios es una de las grandes prioridades del Gobierno de Canarias. Consumir productos canarios tiene otras funciones como puede ser crear empleo, cuidar nuestros paisajes y diversificar la economía. Esta es una prioridad y esto no solo recoge a los productos frescos sino que engloba a los productos que también se transforman en Canarias. El Gobierno ahora va a sacar una campaña potente para este año con el logo de las RUP, para concienciar de la importancia de los productos de la Regiones Ultraperiféricas de la UE. Además, estamos trabajando en el proyecto ‘Crecer Juntos’. Además de apoyar a todos los sectores de nuestra producción agroalimentaria.

¿Y qué estrategia se sigue para que los productos canarios adquieran valor?

En ese sentido, no solo hablamos de generar valor al propio producto desde el punto de vista del conocimiento sino de generar valor a través de determinados aspectos que se le puede dar a este. Tenemos distintos tipos de ayuda para el entorno rural, para que el sector primario se pueda modernizar, esas ayudas están dentro del Plan de Desarrollo Rural. Por otro lado, juega un papel fundamental Gestión del Medio Rural, una empresa pública que ayuda a los productores a saber vender los productos en Canarias y fuera de la Comunidad.

Una de las cuestiones que incide en la producción de los productos locales es la orografía. Esto hace que los productos no sean competitivos en precio y que estos vayan de mano de la calidad, ¿qué implica esto?

La calidad es un aspecto muy importante. Cada vez el consumidor es más exigente y tiene una cultura del buen comer y de cuidarse. Nosotros le damos un valor añadido a nuestros productos por su calidad, sabor, nutrientes y frescura. Por ello, estamos potenciando los mercadillos, que están en auge. Queremos que nuestros productos estén en todas las superficies y que se puedan consumir. Está claro que nuestros productos son más caros pero son mejores, esto hay que valorarlo.

La agroalimentación en las Islas crece.

Exactamente. Esto ayuda a la economía canaria y al sector primario en general. Este sector está creciendo y se puede ver que los más jóvenes se están interesando por trabajar en él, los últimos datos son de 250 nuevas incorporaciones por lo que el balance es positivo. Estamos generando empleo y esto funciona para el paisaje, necesario para el turismo, para la diversificación de la economía y en Canarias estos aspectos son vitales. Vamos a buen ritmo.

Nuestros productos tienen calidad y tienen reconocido prestigio a nivel mundial.

Sí. Creo que hay que saber diferenciar el sector de la exportación y del consumo local. Nadie duda de lo que son nuestras frutas tropicales y Canarias cada vez tiene más exportaciones. Papaya, mango, aguacate, plátano, vinos etc.… son productos estrella de las islas pero ahora estamos apostando por recuperar el tomate. Tenemos un tomate que tiene grandes cualidades, el cultivo de este ha bajado sustancialmente pero estamos trabajando con el sector para reforzarlo. Otro sector en el que hay que hacer énfasis es el de las flores y las plantas. Estamos haciendo esfuerzos y hemos bajado los tipos de impositivos en el IGIC, además de revertir las ayudar a la exportación al productor para que puedan salir al mercado exterior. Con respecto al comercio local, el grado de autoabastecimiento debe crecer. Hemos hecho un estudio con la Universidad de La Laguna para concienciarnos los canarios y canarias de que es fundamental que podamos consumir los productos aquí. Esto es por varias cosas: menos productos químicos, más frescura y las cualidades indiscutibles que tiene. Estamos en el camino correcto.

Desde el Gobierno de Canarias y la Consejería se desarrolla determinados concursos de distintos productos. ¿Qué implican estos para el agricultor?

Lo que implican los concursos es que se tengan que preocupar por la calidad de sus productos. Esto al final conlleva a que los productores, a través de los concursos, se ocupen de tener unos productos excelentes. Hay que darle valor añadido, además el productor que se lleva el premio se ve recompensado. Lo hacemos con diferentes productos: vino, queso, miel, aceite, o lo haremos con la sal. Son productos bastantes identificativos de nuestra cultura agraria. Los surcos de nuestra tierra están llenos de excelencia y los concursos ayudan.

La Consejería busca esa calidad alimentaria a través de los Consejos Reguladores. ¿Cree que se debería plantear más denominaciones de origen para diferentes productos?

Por supuesto. Es muy importante y por eso tenemos un Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria, que se ocupa de este tipo de asuntos. Tanto en los vinos como en los quesos o los plátanos. Estamos trabajando, además, con otros productos para avanzar. Es necesario para tener una calidad del producto y poder calificarlo como producido en Canarias. Esta es una estrategia importante en Canarias.

¿La miel de Palma?

Aquí tenemos problemas jurídicos pero se están haciendo esfuerzos para que no se quede en sirope y sea una miel de Palma propiamente dicho.

Un tema que preocupa a los productores de la isla del Hierro es la competencia de la piña denominada tropical, ¿se está desarrollando alguna estrategia desde el Gobierno para que no entre producto que no sea canario?

Sí. A Canarias no pueden entrar productos tropicales de otros lugares. Jurídicamente está prohibido y por eso hacemos acciones y le pedimos al Ministerio que refuerce los puntos de control en las fronteras para que estos productos no entre en Canarias. Este hecho conlleva alarmas sobre plagas y cuestiones de salud vegetal, que puede afectarnos en nuestro campo. Necesitamos que los puestos de inspección fronterizos sean eficientes.

El sector ganadero también es importante. Además de la perspectiva del queso, tan reconocido, tiene otro tipo de productos, ¿cómo va este sector?

El sector ganadero se está recuperando. Tenemos producciones de leche y de carnes. En el tema de los conejos hemos bajado y tenemos que desarrollar una estrategia, pero con los huevos y el pollo estamos creciendo. Está progresando pero tenemos que generar concienciación en general con el sector primario. Nuestros productos cada vez son mejores y creo que podemos presumir de ellos. La ganadería tiene mucho futuro lo tenemos claro.

Un tema que va a incidir positivamente en el sector ganadero es la legalización de las explotaciones, ¿cómo va esto?

En este sentido hemos progresado. Hemos legalizado más de veinte explotaciones y entendemos que la Ley del Suelo, que se ha aprobado, va a ayudar a ello. Es fundamental que no estén en una incertidumbre los ganaderos.

El mar también es rico en productos, ¿qué política lleva la Consejería en este sector?

Tenemos encima de la mesa un grave problema, que es el atún rojo. En este momento tenemos un gran debate por la reciente orden de Pesca de este producto. Pero cada vez se profesionaliza más el sector y es fundamental las actividades complementarias para sacar la Ley de Pesca. Hay que hacer un consumo responsable de estos productos ya que tienen gran calidad y tenemos unos pescadores muy comprometidos. Nuestros pescados son extraordinarios y hay que seguir incidiendo con las Cofradías para que el sector vaya progresando.

Un tema que preocupa a los consumidores es que den pescado congelado por fresco.

Efectivamente. Aquí estamos trabajando pero es complicado porque la efectividad de poder sacar un sello tendrá que ir de mano de las Cofradías. Creo que hay temas más importantes como es simplificar las líneas de ayuda para el nuevo programa de la Comisión. Además, el presidente de las RUP, Fernando Clavijo, nos está ayudando en este tema. Otro asunto importante es la renovación de la flota, que está deteriorada y necesita una restauración de la misma, hay que coordinar estos tres factores. Necesitamos ver todos estos asuntos en ficha presupuestaria para poder empezar a caminar.

La Seguridad Alimentaria preocupa a los consumidores, ¿qué implica esto?

La Seguridad Alimentaria lo implica todo. Este hecho va ligado a poder consumir el producto de aquí, que tiene una trazabilidad innegable y que si existiese algún problema se podría identificar la explotación directamente con la mayor de las seguridades. Por eso, consumir productos de Canarias te garantiza la Seguridad Alimentaria. Los productos ecológicos también son importantes, nuestros productores hacen un excelente trabajo y cumplen todos los requisitos de la Unión Europea.

¿Hay un buen grado de colaboración con el Colegio de Veterinarios con respecto a la Seguridad Alimentaria?

Sí. Es fundamental y trabajan de la mano con la Dirección General de Ganadería.

Recientemente han firmado un convenio con ASAGA para la promoción de la producción local. ¿Lo van a hacer con otras asociaciones?

Lo hemos hecho con ASAGA pero se va a hacer con el resto de asociaciones que lo deseen. También lo hemos hecho con distintos hoteles y con cadenas de supermercados, esto pone en valor de que crezcamos juntos y es un tema atractivo para las empresas y para sus consumidores. Esto da satisfacción a las necesidades de los que van a comprar los productos de kilómetro 0.

¿Le gustaría que la isla estuviera llena de empresas dedicadas a la agroalimentación?

Sí. Esto va progresando y la comunicación con la Asociación de Industriales de Canarias es fluida porque hay que consumir productos frescos pero es importante que nuestras industrias usen materia canaria. Así se generarán más empleos y se podrá hacer frente a los importadores en las islas, y así ser más independientes y autónomos.

¿La soberanía alimentaria?

La soberanía alimentaria va en ese camino. Hay que tener industria y empleo para tener esa soberanía de la que me habla.