El Patrimonio Mundial de Gran Canaria y la lluvia de elogios de la Unesco a su fabuloso legado aborigen cumplen un año

Información
Publicado; 08 Julio 2020 A las; 13:40

El Patrimonio Mundial de Gran Canaria y la lluvia de elogios de la ...

 

La declaración del Patrimonio Mundial de Gran Canaria y la lluvia de elogios que una decena de países de la Unesco brindó a su fabuloso legado aborigen imbricado en el imponente paisaje que dejaron sus erupciones volcánicas cumplieron hoy un año, doce meses desde que este producto de la naturaleza y el ser humano fuera declarado en Azerbaiyán tan valioso que conservarlo debía ser responsabilidad del planeta.

El Parador de Tejeda, que tantas reuniones científicas acogió en los años preparatorios con expertos nacionales e internacionales, fue el escenario escogido hoy por el Cabildo de Gran Canaria para rememorar el acontecimiento acaecido en Bakú, donde desde Cuba a China, desde Guatemala a Australia, una decena de países se mostraron maravillados con la propuesta de Gran Canaria.

También resonó hoy en Tejeda como aquel día en Azerbaiyán la emoción del presidente del Cabildo, Antonio Morales, pidiendo un instante al plenario para que escuchara los ancestrales sonidos de los aborígenes a través del tañido de las lapas que hizo sonar el director del expediente, el arqueólogo José de León, por todos conocido como Pepe el Uruguayo, quien aquel día “se añurgó” como toda la delegación, que hoy volvió a sentir la emoción en la piel.

“Es imposible describir la emoción que sentimos los que tuvimos el privilegio de estar presentes en ese momento único. Nos sabíamos representantes y depositarios del sentimiento de toda una isla, del trabajo de decenas de personas y del legado de los primeros pobladores de esta tierra”, expresó el presidente.

Y aunque el año empezó de la peor de las maneras, pues apenas un mes después se declaró un voraz incendio, la catástrofe –prosiguió Morales-, sirvió para demostrar la solidaridad y la capacidad de resistencia de los pobladores de Gran Canaria, una resistencia que hizo sobrevivir a la población aborigen de manera única y a las generaciones siguientes preservar su legado.

El objetivo, en cualquier caso, va mucho más allá, recordó De León, pues ahora que es Patrimonio Mundial no se trata solo de conservarlo, de apuntalarlo como a las cuevas para que no se caigan, sino de llenarlo de vida y generar las condiciones para aumentar el dinamismo socioeconómico del ámbito, para lo que el Cabildo de Gran Canaria, apostilló Morales, constituirá el Instituto de Patrimonio Mundial y Reserva de la Biosfera.

“Pertenece a los pueblos del planeta Tierra”, ensalzó la directora regional de Patrimonio Cultural, Antonia Perera, quien resaltó las tres premisas sobre las que se asienta la declaración del ámbito: exclusivo, excepcional e irrepetible.

“Gran Canaria estará en eterna deuda con quienes han hecho realidad lo que hace unos años no era más que un sueño”, exclamó el presidente antes de iniciar la entrega de reconocimientos a quienes de un modo u otro participaron en el histórico logro de encumbrar Gran Canaria.