Veneguera, Tasarte y Fataga, próximos puntos en los que el Cabildo retirará cañaverales por riesgo de incendio, el pastoreo evitará su rebrote

Información
Publicado; 10 Julio 2020 A las; 13:50

Veneguera, Tasarte y Fataga, próximos puntos en los que el Cabildo ...

 

El Cabildo de Gran Canaria abordará la eliminación de cañaverales en los barrancos de Veneguera, Tasarte y Fataga a través del Consejo Insular de Aguas, trabajo que se suma al emprendido por Medio Ambiente, por el riesgo de incendios forestales, labor que allanará el terreno para la entrada en escena de ovejas y cabras que puedan devorar los brotes y evitar que las cañas se expandan de nuevo, una conjunción que se realiza en colaboración con ganaderos y pastores.

La eliminación de combustible vegetal de los barrancos es uno de los ejes de la campaña general de limpieza que ejecuta el Consejo Insular de Aguas con un presupuesto de 350.000 euros y que incluye también la retirada de escombros, basuras, electrodomésticos y hasta animales muertos depositados en los barrancos por la ciudadanía y que pueden suponer un obstáculo para que fluya el agua de lluvia.

En el plan de limpieza del pasado año fueron retiradas 300 toneladas de residuos en 100.000 metros cuadrados con una inversión de 300.000 euros. Además del perjuicio ambiental, estos restos generan peligro cuando llueve porque son arrastrados y taponan las salidas del agua al mar, lo que podría provocar inundaciones. Por ello, el Cabildo solicita a la ciudadanía que los deposite en los puntos habilitados y pide colaboración para denunciar estos depósitos ilegales que proliferan en la mayoría de municipios.

Además de la retirada de escombros, muebles y hasta animales muertos, los trabajos de 2019 incluyeron el desbroce de cañas en el Barranco de Zurbarán y el de Guiniguada de la capital grancanaria, en el Barranco de Bañaderos y de Las Zanjillas de Arucas, en el Barranco San Felipe de Guía, en el de Los Chorros de San Mateo y en el Barranco Basayeta y el de Teror, además de un desbroce de vegetación en el Barranco de Pagador de Guía, una tala de palmeras secas en Zurbarán y de eucaliptos también secos en el Guiniguada.

La caña, exótica invasora muy combustible

Tras erradicar cañas, malezas y rastrojos en las proximidades del núcleo urbano de Veneguera, el Cabildo extenderá ahora este empeño a los barrancos de Fataga, Tasarte, La Higuera de San Mateo y varios tajos más del término municipal de Tejeda, entre otros espacios en los que se intervendrá hasta final de año y cuya elección determinarán los técnicos en función del peligro que entrañen para la propagación del fuego, mientras que las cuadrillas de Medio Ambiente han estado centradas desde la pasada semana en el denso cañaveral de los barrancos de La Aldea, en especial el de Tocodomán, con el ganado de Oliver repasando el trabajo junto a su hija Dalia, una novísima generación que se suma a la labor.

Y es que la caña es una especie exótica invasora cuyos ejemplares se convierten en verdaderas mechas porque resultan extremadamente inflamables, le brindan al fuego una gran velocidad de propagación y generan llamas de gran altura, cóctel que complica las tareas de extinción y establece como prioridad su eliminación de los barrancos.

Las ovejas y las cabras de los 35 ganaderos con los que el Cabildo tiene un acuerdo para permitir que ovejas y cabras pasten en los barrancos dentro de su estrategia de prevención de incendios se alimentan de los brotes verdes de las cañas y otras especies vegetales e impiden que se vuelvan a adueñar de los cauces de los barrancos. De una tacada el ganado consigue su sustento y se logra un sensible ahorro de medios humanos y económicos.