Acuerdo en Porís de Abona para solucionar la falta de espacio del CEIP Virgen de Fátima

Información
Publicado; 18 Septiembre 2020 A las; 14:35

 

La directora general de Centros, Infraestructuras y Promoción Educativa del Gobierno de Canarias, Laly González, ha llegado esta semana a un acuerdo con la comunidad educativa de Porís de Abona para solucionar la falta de espacio que, desde hace nueve años, ha tenido el CEIP Virgen de Fátima de esta localidad del municipio de Arico.

Así, en diversas reunión mantenidas en los últimos días con representantes del Ayuntamiento, del Consejo Escolar del CEIP, de la Asociación de Vecinos Aires del Sur del Porís de Abona y las madres y padres del alumnado afectado, la directora general se comprometió a instalar un aula modular para reubicar a los y las estudiantes que, desde hace casi una década, reciben sus clases en una instalación que se fijó como provisional por los anteriores equipos de la Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes.

Dicha instalación, cedida por la Asociación de Vecinos, cuya colaboración agradeció y elogió públicamente Laly González, no reúne sin embargo las mejores condiciones para albergar al alumnado, ya que no garantiza la adecuada amplitud y ventilación reflejada en los protocolos de prevención establecidos frente al COVID-19.

Así, y debido a que ya se ha iniciado la actividad lectiva, en los días que transcurran hasta que se instale el aula modular en un terreno anexo al centro, los 19 niños y niñas del grupo mezcla (1º, 2º y 3º de Primaria), que tenían asignado el espacio hasta ahora utilizado, serán reubicados desde en el CEIP Nuestra Señora de La Luz, en La Degollada, en el mismo término municipal. “Las alumnas y alumnos tienen asignadas ya plazas en el servicio de transporte escolar para que el desplazamiento no suponga ningún inconveniente a las familias”, explicó la directora general, que aseguró que no volverán a su antigua aula.

El CEIP Nuestra Señora de la Luz es el más cercano al Virgen de Fátima con ruta de transporte y dispone de aulas disponibles para albergar un grupo más.

El traslado de este alumnado a unas instalaciones más adecuadas es una demanda recurrente de la comunidad educativa que ahora ha sido atendida en una triple vía: su reubicación y transporte a un centro escolar cercano, como solución inmediata; la instalación de un aula modular de forma transitoria, como medida a corto plazo, y la recuperación de un antiguo proyecto de ampliación, que está actualmente en revisión, a medio plazo.

“No podíamos esperar a que el aula modular estuviera instalada, ni a que este proyecto esté ejecutado, teníamos que busca una solución inmediata a la situación actual y garantizar además todas las medidas de seguridad establecidas en los protocolos de prevención del COVID-19”, indicó Laly González.

Existe un proyecto antiguo para añadir al CEIP un aula, que en su día se paralizó por un problema en la titularidad del terreno. Actualmente, los técnicos de la Dirección General están estudiando la modificación y actualización de dicha actuación para que el edificio quede preparado para futuras ampliaciones, con un refuerzo de la cimentación.

Petición de un solar para un nuevo centro

Igualmente, la directora general ha solicitado al Ayuntamiento de Arico la cesión de un solar de uso educativo, de cara a planificar la construcción de un nuevo centro para la costa de Arico, debido al crecimiento demográfico de la zona.

La solución acordada satisfizo a todos los participantes de la reunión y contó con la especial colaboración de la Asociación de Vecinos Aires del Sur, que ha cedido un terreno anexo al centro para el establecimiento provisional del aula modular, lo cual quiso agradecer la directora general. Así, citó esta colaboración como un ejemplo de entendimiento entre todos los miembros de la comunidad educativa de cara a garantizar la mejor atención posible al alumnado, sobre todo en momentos tan delicados como el actual.

La edificación modular es una solución provisional a la falta de espacio y, especialmente en el sector de la educación, viene a resolver este problema proporcionando a los alumnos un lugar cómodo, seguro y con todas las garantías de calidad hasta que se lleve a cabo la construcción de nuevas aulas en los centros.

Pese a que retirar este tipo de aulas es una prioridad de la presente legislatura, en estos momentos, debido a las necesidades de espacios adicionales en los centros escolares para adaptarse a las medidas de distanciamiento interpersonal entre el alumnado marcadas por las normativas y protocolos de prevención ante el COVID-19, esta es una iniciativa factible, dada la urgencia de solventar esta situación.

Laly González recordó que una de sus primeras decisiones como directora fue la realización de un plan de revisión, mantenimiento y puesta a punto de todas las instalaciones de este tipo que aún quedan en los centros escolares, a la espera de poder acometer las necesarias actuaciones en infraestructuras que permitan adecuarlos al crecimiento poblacional. Así, a día de hoy, todas las estructuras de este tipo están en perfecto estado para albergar a los estudiantes.