El Cabildo de Gran Canaria licita por 10 millones la ampliación y modernización de la depuradora que trata las aguas de Gáldar y Guía

Información
Publicado; 16 Octubre 2020 A las; 16:12

El Cabildo de Gran Canaria invertirá 10 millones en la ampliación y modernización de la depuradora de Guía-Gáldar en Bocabarranco, que reducirá los olores y contará con el primer tanque de tormenta de la Isla para recoger excesos puntuales de caudal y evitar vertidos gracias a un proyecto cuya licitación se publicará este viernes en el Diario Oficial de la Unión Europea y en la plataforma de contratación pública, lo que permitirá su adjudicación en el primer trimestre de 2021.

Esta inversión se suma a los 7 millones que el Cabildo destinará a habilitar un emisario submarino que verterá las aguas depuradas 1 kilómetro mar adentro, obra que solo está a la espera del informe de impacto ambiental, que de llegar antes de que concluya 2020 podrá licitarse a mitad del próximo año.

Así lo anunció hoy el presidente del Cabildo, Antonio Morales, que también supervisó junto al consejero de Sector Primario, Miguel Hidalgo, la nueva instalación fotovoltaica puesta en marcha tras la inversión de 335.000 euros en la contigua desaladora de Bocabarranco, que acoge de este modo la primera intervención que se culmina dentro del Plan Renovagua para implantar energías renovables en infraestructuras del Consejo Insular de Aguas.

Los alcaldes de Gáldar y Guía, Teodoro Sosa y Pedro Rodríguez, mostraron su entusiasmo por la salida a concurso público de las obras de la depuradora, un proyecto de compleja tramitación que da respuesta a la reivindicación de ambos municipios desde hace años.

La planta de Guía-Gáldar pasará de tratar 3.000 metros cúbicos diarios a 5.000, pues el incremento del volumen de aguas residuales que asume desde que fuera construida a finales de los años ochenta ha llevado al límite la capacidad de la estación, cuyo rediseño amplía su horizonte hasta 2046, cuando se estima que la suma de la población de los dos municipios ronde los 50.000 habitantes.

Además, la inclusión del novedoso tanque de tormenta, que ocupará una parcela colindante al actual terciario de la depuradora, pondrá fin a los episodios puntuales de vertidos de caudales sin tratar cuando las lluvias torrenciales desbordan la red por exceso de aguas pluviales. Este depósito de 6.000 metros cúbicos almacenará estas aguas para su paulatino tratamiento una vez pasadas las precipitaciones, lo que se traducirá en la mejora medioambiental de este punto del litoral galdense.

Las mejoras técnicas que introduce el proyecto repercutirán igualmente en la calidad y la reducción del índice de salinidad del caudal, el 25 por ciento del cual se destina a regadío, por lo general de parques y jardines, aunque también para fines agrícolas en combinación con el agua desalada, fundamentalmente en verano, cuando las plantas desaladoras se ven sometidas a una mayor demanda.

Esta mejora de la calidad del caudal tiene un doble beneficio. Por un lado, la reducción del índice de salinidad la hace más atractiva para los agricultores, aunque no iguale las características del agua desalada. Por otro, también reduce el impacto en el medio marino de las aguas depuradas que ahora terminan en el océano, aunque se trata básicamente de agua salada, de muy escasa afección ambiental y que ya cumple en todo momento con los requisitos que establece la normativa europea.

Este salto cualitativo de la depuradora se logrará con el pretratamiento de las aguas residuales en un espacio aislado con sistema de desodorización, en nuevos reactores biológicos y tanques de aireación prolongada, el control del caudal y de la aireación en circuitos independientes y la creación de un decantador de mayor diámetro que el actual, que se mantiene, así como en la ampliación del sistema de afino con filtros de arena, además de una nueva línea de fangos con estabilización aerobia y secado mecánico.