La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, ha anunciado este jueves que retira su candidatura para las elecciones de octubre.

"Hoy dejo de lado mi candidatura a la presidencia de Bolivia para cuidar la democracia", ha dicho Áñez. "No es un sacrificio, es un honor", ha asegurado, ante el riesgo de dividir el voto contra el Movimiento Al Socialismo (MAS) de Evo Morales y que "acabe ganando la elección" del próximo 18 de octubre.

La hasta ahora candidata por la alianza Juntos ha afirmado que su decisión pretende "ayudar a la victoria de los que no queremos las dictadura" porque "si no nos unimos, vuelve Morales", ha añadido.

Ha instado a dejar de lado diferencias y "construir con unidad la libertad". "Quiero llamar a la unidad de los que creen en la democracia", ha afirmado, a la vez que ha agradecido la "comprensión" por su decisión en "un momento histórico".
Una reciente encuesta la situaba en cuarto lugar en intención de voto

Jeanine Áñez ha apostado por que haya "un candidato democrático para enfrenar al MAS" al que ha animado a defender una serie de programas iniciados por su Gobierno interino.

Áñez ha indicado que seguirá como presidenta transitoria hasta la elección de un nuevo jefe de Gobierno tras los comicios generales.

La mandataria transitoria apareció en el vídeo de unos tres minutos y medio de duración acompañada del candidato de Juntos a la vicepresidencia, Samuel Doria Medina, de varios ministros del Gobierno interino y de políticos que apoyan a Áñez como el alcalde de La Paz, Luis Revilla.

El anuncio se ha divulgado un día después de que la encuesta electoral más amplia difundida hasta ahora en el país la sitúe en cuarto lugar en intención de voto, lejos incluso de poder disputar una segunda vuelta con el primero en los sondeos, el candidato del MAS, Luis Arce.

La alianza Juntos es una de las ocho candidaturas que concurren a las elecciones para elegir presidente, vicepresidente, diputados y senadores.

Añez asumió el poder de forma interina en noviembre pasado con la convocatoria de elecciones como una de sus prioridades, pero los comicios previstos primero para mayo se pospusieron a septiembre y ahora a octubre por la pandemia de la COVID-19, entre críticas de que intentaba prorrogarse todo lo posible en el poder.