Canarias en la Macaronesia por Paulino Rivero

Información
Publicado; 14 Octubre 2019 A las; 09:40

Esta semana se han celebrado en Praia (Cabo Verde) unas jornadas de debate acerca del futuro de la Macaronesia, reflexiones que han tenido lugar en el marco del Campus Global impulsado por las universidades de Cabo Verde y de La Laguna. 

Entre los debates programados por los directores de las jornadas -profesores José Gomez Soliño y Basilio Valladares- participé junto al ex primer ministro de Cabo Verde, José María Neves, en una mesa en la que contrastamos nuestros puntos de vista sobre el camino a seguir para hacer de la Macaronesia una realidad.

Cabo Verde se identifica cada vez más con una voluntad de acercamiento a las regiones ultraperiféricas (RUP) en el norte del Atlántico. No en vano, Cabo Verde y los archipiélagos europeos de Azores, Madeira y Canarias constituyen la Macaronesia, conjunto identificado por sus características naturales comunes y unidos los citados archipiélagos, además, por vínculos históricos, culturales, económicos y de complementariedad, que siguen caracterizando en la actualidad las relaciones y la cooperación que mantienen. También une a los cuatro archipiélagos la vocación natural de constituir puentes entre los continentes africano, europeo y americano, lo que representa un factor esencial en torno al que Europa y Cabo Verde comparten intereses y desafíos.

En el proceso a seguir para la creación de un espacio político, económico y social, que tenga por finalidad aumentar su dinamismo, competitividad e influencia en la zona, es necesario tener en cuenta que Cabo Verde como Estado soberano tiene un acuerdo de asociación especial con la Unión Europea, el estatus especial que tienen Azores, Madeira y Canarias como RUP en la UE y, además, el importante papel que puede jugar Cabo Verde en el África Occidental a través de la CEDEAO (Comunidad Económica de Estados de África Occidental).

La Unión Europea y Cabo Verde se necesitan. La cooperación de Europa es clave para que Cabo Verde alcance unos niveles de desarrollo y bienestar que le conviertan en una referencia para la parte del mundo en el que está enclavado. Por su parte, Cabo Verde es un importante interlocutor de Europa en el ámbito de la cooperación policial y judicial -gracias a su situación geográfica, el país puede contribuir de forma significativa a la lucha contra los tráficos ilegales y su apertura en materia de seguridad supone uno de los principales activos en su labor de aproximación a la UE-.

El camino a seguir para ir transformando el romanticismo con el que siempre se ha visto a la Macaronesia en un área geográfica de influencia en Europa y África Occidental, que ayude a mejorar las condiciones de vida de sus pobladores, está trazado.  Hay que ir articulando un espacio de convergencia entre un estado soberano -Cabo Verde- y tres RUP -Canarias, Madeira y Azores- pertenecientes a dos estados de la Unión Europea, España y Portugal. Teniendo en cuenta su peso en la Región Macaronésica, tanto en población como en niveles comparativos de desarrollo, la implicación de Canarias es imprescindible; sin embargo, quien debe  de pilotar las acciones a llevar a cabo y liderar el proceso es Cabo Verde como estado soberano, no dependiente.

La Comisión Europea marcó, en octubre de 2007, la hoja de ruta para ir avanzando en el proceso de consolidar la Macaronesia como un espacio común de integración económica entre los cuatro archipiélagos, además de la libre circulación de bienes, servicios y capitales, así como de intercambios de experiencias de gobierno que permitan profundizar en la gobernanza  y el Estado de Derecho. En la Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo en octubre de 2007, así como en las conclusiones del Consejo Europeo de noviembre del mismo año, sobre el futuro de las relaciones de la Unión Europea y la República de Cabo Verde, se indica que la cooperación con las regiones ultraperiféricas de la Unión Europea en el Atlántico Norte será un tema constante en todos los aspectos del plan de acción. En este orden de cosas, el Consejo reconoce la aspiración del Gobierno y del pueblo caboverdiano a fomentar -de acuerdo con las disposiciones sobre el mercado interior- lazos más estrechos con la Unión Europea y con sus Estados miembros, en especial con las regiones ultraperiféricas de la Unión Europea del Atlántico Norte, como las Islas Canarias, Azores y Madeira, con las que Cabo Verde comparte antiguos lazos históricos, culturales, lingüísticos y económicos que siguen caracterizando en el presente sus relaciones y cooperación.

La Macaronesia puede ser una buena herramienta para que Canarias mejore su posicionamiento político-económico ante Europa, África Occidental y América del Sur. La oportunidad para ambos archipiélagos está sobre la mesa. Canarias debe creer en Cabo Verde y en las posibilidades que se abren de presente y futuro en la Macaronesia. Nuestras Islas deben creérselo y continuar avanzando en las líneas de colaboración leal y respetuosa que se han iniciado en los últimos años.

Servicios jurídicos y asesoramiento náutico. Despacho de abogados en Bilbao, Gran Via 19