13/06/2024

Tiempo muerto
T

Te puede interesar

Como cada año, comienza enero con los propósitos de año nuevo. Si este fuera un año “normal” (y entrecomillado porque está claro que normal ya no hay nada), la mayoría de nosotros deberíamos comenzar los primeros días de este nuevo año haciendo una lista de buenos propósitos y objetivos que nos marcamos para esta carrera de doce meses. Sin embargo, este no es un año común, 2023 es año de elecciones, ¡y qué año! Elecciones municipales, Cabildos, Comunidades Autónomas, europeas… y de traca final, comi- cios nacionales. Entonces, todo cambia… Tiempo Muerto.

Posiblemente, para algunos ciudadanos lo único que cambia este año, a simple vista es que nos pasaremos gran parte de estos meses oyendo discursos políticos, recibiendo panfletos en nuestros buzones, y escuchando cientos de mítines en nuestras plazas, en los informativos y en las redes sociales. La pelea política ya la vivimos casi a diario, pero contamos también con una subida de tono. Sin embargo, que 2023 sea un año de elecciones no implica solo que haya un continuo espectáculo que, incluso, puede divertirnos.

- Publicidad -

Un año de elecciones, de tantas elecciones, implica un tiempo muerto, una pausa para muchas cosas y un acelerador para otras tantas. Para empezar, los tres próximos meses asistiremos a más inauguraciones de instalaciones, recintos, plazas y carreteras que en los últimos 3 años juntos, por supuesto, con el coste que ello supone. Supone un notable incremento del gasto público en ciertas cosas que a muchos se nos escapan, al fin y al cabo, hay que enseñar todo lo que se ha hecho y hablar de todo aquello que aseguran que harán si vuelen a ser nuestros representantes públicos. Para continuar, bien conocido es por todos el hecho de que año de elecciones es año de oposiciones, con un incremento de plazas, por supuesto.

Sin embargo, más allá del evidente gasto público que conlleva todo el show mediático, lo más grave de un año lleno de comicios es la inestabilidad que se genera mientras aquellos que hemos elegido se pelean por los sillones. Un juego de tronos que nos deja a todos en tiempo muerto. Dejan de importar el ciudadano, las empresas y la economía porque lo primordial es el reparto de puestos, el trueque de favores por sillones. Mientras tanto, todos aquí fuera nos mantendremos en tensa espera. En espera para negociar proyectos con los nuevos cargos, para renovar líneas de colaboración. En espera para saber las nuevas líneas políticas y económicas, las nuevas medidas. En espera para saber si hay proyectos que se continúan y cuáles se paralizan. En tiempo muerto.

- Publicidad -

Vivimos unos años complicados, no les voy a contar nada que ustedes no sepan. Son tiempos de incertidumbre económica, de cuentas de resultados nefastas para mantener nuestras empresas y seguir manteniendo el empleo. Son tiempos de inflación, de pérdida de poder adquisitivo, de muchos cierres de persianas. No podemos permitirnos tiempos muertos, no podemos añadir más incertidumbre a la que ya tenemos. Un año de elecciones no puede ser un añadido negativo a la delicada situación por la que transitamos. Abogamos, todos, por la estabilidad, el ego político no puede inundarlo todo porque, fuera de esos despachos, en la calle, sigue existiendo la vida y sus problemas, el tiempo no para.

Montserrat Hernández
Directora de Tribuna de Canarias

- Advertisement -

Más noticias

La Feria del Libro de Madrid trabaja la sostenibilidad con una empresa canaria

La Feria del Libro de Madrid, el encuentro editorial más importante de España, está dando pasos para ser más...

Más noticias