17/07/2024

La necesidad de la formación en las empresas canarias
L

A los de sobra conocidos extracostes que sufren las pymes canarias, por su condición ultraperiférica, se une la cada vez mayor globalización de la economía. Esto tiene como consecuencia, que no ya el desarrollo y crecimiento de una empresa, sino su propia supervivencia dependa, en un porcentaje muy importante de su capacidad de adaptación a […]

Te puede interesar

A los de sobra conocidos extracostes que sufren las pymes canarias, por su condición ultraperiférica, se une la cada vez mayor globalización de la economía.

Esto tiene como consecuencia, que no ya el desarrollo y crecimiento de una empresa, sino su propia supervivencia dependa, en un porcentaje muy importante de su capacidad de adaptación a este marco económico y, por lo tanto, de que posea ventajas diferenciadoras respecto de la competencia. Ahora bien, estas ventajas diferenciadoras deben ser eso, diferentes, pero día a día, en el devenir de las empresas, porque estas medidas son fácilmente imitables y hasta superadas por la competencia.

- Publicidad -

La única forma de que las empresas canarias se posicionen en el mercado con unas mínimas ventajas competitivas, pasa por la aplicación de medidas basadas en la calidad, flexibilidad y dinamicidad de las acciones empresariales y, por una capacidad de adaptación al cambiante entorno económico, ahora bien, para poder llevar a cabo estas medidas, es imprescindible tener una mano de obra altamente cualificada y capacitada.

Por lo tanto, las políticas dirigidas a la mejora del desarrollo y cualificación de los trabajadores canarios, son clave en el desarrollo de la economía de Canarias. Aquí, la parte fundamental, es la formación para la potenciación e incremento de las habilidades y conocimientos de los trabajadores canarias, al entorno económico en el que se desenvuelven las empresas canarias y, en su realidad del día a día.

- Publicidad -

Ahora que nos encontramos en el boom de la Formación Profesional Dual, no podemos dejar pasar esta oportunidad en Canarias y, por ello, debemos ponernos manos a la obra, a pesar de que creo que ya vamos tarde. Es necesario plantearnos, si se utilizan correctamente todos las medidas de fomento de la formación, por todos los actores intervinientes en la misma. Si existe conciencia empresarial, para aplicarlas y sobre todo, aprovecharlas y de esta manera posicionar a las empresas canarias en lugares privilegiados en la carrera empresarial de la nueva era.

Seguimos sin tener claro, un umbral óptimo de concienciación para imponer unos criterios serios y rigurosos de política formativa en las empresas canarias. Tiene que estar grabado a fuego, que la política formativa es uno de los pilares básicos, sobre los que debe sustentarse el desarrollo de una empresa.

- Publicidad -

Pero cuales son los condicionantes que siempre se esgrimen para no desarrollar un amplio y ambicioso plan formativo en cada empresa, creo que existen tres factores fundamentales: el tamaño de la empresa, el nivel de estudios de los mandos intermedios y la estrategia empresarial.

El tamaño de la empresa, es uno de los factores claves para la impartición de una política formativa, históricamente se fijaba la formación dependiendo del tamaño de la empresa, así empresas pequeñas llevaron a cabo pocos o nulos procesos de formación, hoy en día, esta situación afortunadamente ha cambiado y, suelen ser las empresas pequeñas las más activas en los procesos formativos. Pero sigue siendo necesario, erradicar el mito, de que la formación es para las empresas grandes, las empresas deben ser conscientes de lo que se juegan en esta nueva etapa formativa,

y tienen que aprovechar el impulso de la FP Dual para poder tener los mejores medios humanos para posicionarse en el mercado.

Otro de los factores clave en la determinación de aplicar políticas formativas en las empresas, es el nivel de estudios de los mandos intermedios. Tradicionalmente los mandos directivos, son los responsables de identificar las necesidades formativas del personal y motivar a los empleados a llevar a cabo procesos de formación. Y aunque ha cambiado mucho el escenario en los últimos años, siguen siendo en este escalón donde se debe profundizar y hacer hincapié en la necesidad de que sean conscientes no solo de la importancia, sino de la necesidad de que su personal, se forme de manera activa y permanente en los conocimientos necesarios del mercado y entorno en el que se desenvuelve su empresa.

El último factor que incide en la aplicación de medidas formativas en la empresa, es la propia estrategia empresarial, que normalmente está volcada en el día a día de producir y vender lo máximo posible, y como consecuencia de este incesante proceso no tiene tiempo para planificar y establecer una línea de acción cara al día a día y al futuro, donde estructurar las acciones formativas del personal de la empresa y sobre todo llevar a cabo un análisis permanente de la formación y capacidad del personal para el desempeño de sus funciones, con las circunstancias que se va encontrando y se encontrará en el futuro la empresa.

Debemos darle a nuestro personal, las mejores y más amplias opciones de formación, para el mejor desempeño de su actividad, generando de esta manera un incremento de la productividad muy importante, por su adaptación total al puesto de trabajo y contribuir así al crecimiento de la empresa, que no se debe olvidar es el suyo propio y de la sociedad canaria en general.

En definitiva en Canarias, debemos aprovechar el impulso de la FP Dual y, ser conscientes de la importancia no solo de poseer las mejores estructuras productivas y comercializadoras, sino lo que es más importante, personas que sean capaces de llevar a cabo las funciones que le son encomendades y, para ello, la formación de estas es clave.

- Advertisement -

Más noticias

Clavijo, tras su primer año: “Algunas decisiones han levantado críticas”, pero “no podemos agradar a todo el mundo”

El presidente del Gobierno asegura que “no ha venido a hacer más de lo mismo, sino a tratar de cambiar las cosas con consenso, diálogo y entendimiento”, pese a que ha descafeinado, por ejemplo, la ley de Cambio climático

Más noticias