19/05/2024

Se acercan elecciones
S

Te puede interesar

No cabe duda de que esta legislatura ha sido compleja, especialmente para nuestro sector. Entre otros aspectos, porque hemos atravesado una pandemia, una crisis, un volcán y una inflación de precios que, desgraciadamente, aún vivimos en estos momentos. Por todo lo acontecido, esta legislatura ha sido para nosotros tremendamente compleja, pero más aún si a ello le sumamos que en la actualidad, este Gobierno, el nivel de legislación y normativas que ha publicado ha sido tan alto que en muchas de las ocasiones se hace imposible llegar a entenderlos y definirlos hasta el final.

El apoyo al sector nunca es suficiente

- Publicidad -

Nuestro sector, el sector de la distribución alimentaria, los apoyos que tiene desde el Gobierno son escasos. De entrada, hay que pensar que todavía, y de manera oficial, el sector de la distribución alimentaria no ha sido clasificado como sector esencial, algo que durante la pandemia fue evidente.

Necesitamos de esa “Esencialidad” sin la misma tenemos problemas y altísimos costes de gestión, es justo recordar que las mercancías, ya bien por las huelgas que han tenido lugar o por las situaciones acontecidas, siempre han llegado a manos del consumidor. No obstante, bien es cierto, y esto quiero dejarlo claro, que si no estamos considerados como sector esencial por el ejecutivo, sí lo estamos por el consumidor que elige como su establecimiento preferente de compra el SUPERMERCADO y ello se debe no a la casualidad sino al constante trabajo realizado en los peores momentos que hemos vivido en nuestro país.

- Publicidad -

No olvidemos que nuestro sector es el que pone el alimento en la casa del consumidor. La cadena alimentaria está compuesta por muchos sectores todos ellos necesarios para un buen fin, un sector básico y necesario para la sociedad, que va desde las personas que producen en la tierra o en el campo, los que producen alimentos elaborados o procesados en la industria, hasta quienes facilitan al cliente el producto final.

Tanto la agricultura como la industria tienen niveles de protección importantes y necesarios para su permanencia en un mundo tan globalizado, pero sin una figura esencial como lo es el supermercado, el comercio de proximidad, que pone esas producciones en manos del consumidor cuando este lo requiere se rompería la cadena alimentaria. En muchas ocasiones no solo las pone en su mano sino que, además, distribuye el producto y lo pone en su propia casa.

- Publicidad -

Dado que vivimos en una sociedad en la que, afortunadamente, disponemos de altas comodidades, hay algunas de las mismas que hemos olvidado valorar. No valoramos el hecho de que tenemos en nuestras islas una red de establecimientos comerciales de alimentación, de supermercados, que es capaz de abastecer y atender la demanda de una población de 2 millones de habitantes y ya no solo de nuestra población sino que, además, satisface la demanda del turismo que nos visita y no olvidemos que estamos hablando de cifras cercanas a los 15 millones de turistas. En ese sentido, olvidamos que hay establecimientos que tienen mercancías, que están ahí preparadas, junto con las personas que trabajan en los mismos, para que cuando nosotros, como consumidores, queramos ir a adquirir el producto a la hora y en el día que estimemos oportuno, podamos hacerlo. Esa capacidad, desgraciadamente, no es valorada por parte del ejecutivo.

La distribución alimentaria: un sector esencial

Lo lógico sería que nuestro sector ya fuera considerado como sector esencial y hasta la fecha no lo somos. Mientras no lo seamos tendremos problemas, problemas que pueden incidir en el suministro en el caso de huelgas de transporte o en los puertos, o sencillamente algún riesgo como ha sido esta pandemia, o volcánico, como ya hemos tenido. No tener esa consideración esencial dificulta nuestro trabajo. Pedimos para la próxima legislatura que el sector de la distribución alimentaria sea considerado como un sector esencial y todo lo que ello conlleva.

Además, estamos ante un sector que debe ser entendido por el Gobierno, no solo el nacional, sino también el autonómico. Que entienda que es un sector altamente potente y eficiente, que colabora e impulsa las producciones agrícolas e industriales locales para darles salidas, y que sin el mismo habría grandes problemas de crecimiento para estos sectores y de comercialización en el entorno local y sin estos volúmenes probablemente difícilmente generaría escala suficiente para la exportación.

Por último, pedimos una reducción notable de leyes y decretos que se publican. Para que el lector se posicione en lo que hemos vivido, hablamos de que en este año nuestro sector se ha enfrentado a una media de 2,5 normas por día. Esto hace imposible, y en muchos casos inviable en tiempo poder cumplir con toda esta normativa.

- Advertisement -

Más noticias

CEOE Tenerife y Proexca impulsan la internacionalización de la economía canaria

Hoy, en una reunión estratégica, representantes de CEOE Tenerife se han reunido con el viceconsejero de Presidencia y presidente...

Más noticias