13/06/2024

Diego Broock Hijar: “Buscamos oportunidades en el encuentro entre la mejora de la huella ambiental y la innovación”
D

Te puede interesar

¿Qué es el Clúster de Construcción Sostenible y cuáles son sus objetivos?

Nosotros, como asociación empresarial innovadora, somos una asociación sin ánimo de lucro con un alcance de carácter regional. Estamos centrados principalmente en dos ámbitos: por un lado, en mejorar la huella ambiental del sector de la construcción y, por otro lado, en aumentar la competitividad de nuestras empresas a través de la innovación. En definitiva, buscamos oportunidades en el encuentro entre la mejora de la huella ambiental y la innovación.

- Publicidad -

Además, tenemos una misión importante basada en contribuir con el desarrollo de construcción sostenible en Canarias para lo que hacemos otro tipo de acciones, por ejemplo, hemos creado una herramienta que facilita la evaluación de la sostenibilidad en los edificios, una herramienta creada por nosotros para Canarias, adaptada a nuestro territorio. También desarrollamos acciones formativas para mejorar la capacitación de los profesionales de la construcción en materia de sostenibilidad. Y, por supuesto, promovemos un asesoramiento a la ciudadanía, empresas y administraciones públicas en este ámbito.

¿Cuánto tiempo lleva en funcionamiento el Clúster? ¿Cómo fueron los inicios hasta llegar al punto en el que se encuentran en la actualidad?

- Publicidad -

El Cluster nació al albor del impulso que le estaba dando la administración pública a los clústeres, como una forma de mejorar las políticas de inversión pública en el sector empresarial. Esto ocurrió alrededor del año 2011, aproximadamente, y desde entonces estamos operando en Canarias.

¿Quiénes son y pueden ser socios de este Clúster?

- Publicidad -

Nosotros estamos formados principalmente por pymes y micropymes que conforman la cadena de valor de la construcción sostenible. Cualquier entidad o empresa que tenga ese perfil puede formar parte de nosotros, por ejemplo: estudios de arquitectura, centros de formación, empresas de construcción, de ingeniería, empresas TIC, de energías renovables… Teniendo en cuenta que la sostenibilidad es muy amplia y abarca toda la realidad, todas aquellas entidades que puedan aportar valor en el sector de la sostenibilidad y construcción tienen cabida. Las condiciones pasan por tener un compromiso real personal y empresarial por parte de los asociados y asociadas en materia de sostenibilidad en nuestro sector. Además, pedimos un espíritu activo y colaborativo, no vale alguien exclusivamente individualista, si no tienes un enfoque colaborativo no es tu lugar.

¿Qué ventajas tiene ser socio?

Formar parte de un clúster tiene diversas ventajas. Dependiendo de cuál sea la actitud de cada asociado podrá disfrutar de unas u otras. Principalmente favorece la cooperación entre actores, muchas veces los profesionales y las empresas trabajan aislados de otras entidades y empresas, el clúster lo que permite es entrar en contacto con otras empresas que, incluso, pueden ser competidoras entre sí para encontrar ámbitos de colaboración. En el caso de no ser empresas competidoras pueden ser empresas complementarias que le ayuden a ir hacia delante o hacia detrás en la cadena de valor para innovar, porque al final es el entorno de la innovación el que se favorece dentro de un clúster. Innovar permite mejorar tu posición de mercado a nivel competitivo, creando así más empleo y más riqueza.

¿Está el sector de la construcción implicado en el concepto de construcción sostenible?

Cuando comenzamos en el año 2011 la sostenibilidad en la construcción era un segmento de mercado raquítico, no había demanda suficiente. En este periodo hemos visto avances significativos, aunque muy lentos y paulatinos, con los que hemos percibido una evolución a raíz de un aumento del nivel de conciencia ante la tremenda crisis ecológica que estamos viviendo. Ha aumentado la sensibilidad social, institucional y corporativa, lo cual se traslada al mercado. Ha sido entonces cuando hemos comenzado a ver edificaciones, principalmente de medio o alto nivel, en las que los criterios de sostenibilidad comienzan a ser muy demandados, pero también nos estamos encontrando con que se están desarrollando viviendas sociales con criterios de sostenibilidad, lo que favorece mucho la calidad de vida de los habitantes.

Es muy importante saber que un edificio bien diseñado desde un punto de vista sostenible no tiene por qué aumentar el coste de la vivienda, pero reduce significativamente los consumos energéticos y de agua, y mejora mucho los criterios de confort y salud.

¿Qué ventajas tiene la construcción sostenible frente al sistema tradicional de construcción?

A largo plazo es mucho más barata, una edificación sostenible siempre va a ser más económica. Además, va a ser más saludable, porque una vivienda sostenible tendrá menos compuestos orgánicos volátiles que están presentes en la construcción tradicional, lo que repercute en la calidad del aire interior, reduciendo las posibilidades de enfermedades asociadas que están correlacionadas.

También es más confortable, una vivienda sostenible al tener mejor aislamiento y ventilación natural, lo que repercute en un mayor confort. Y por supuesto, tiene menor huella ecológica. Estamos inmersos en una crisis ecológica a la que nadie debería quedar ajeno y una vivienda sostenible genera mucha menor huella de carbono, hídrica y de contaminantes ambientales.

¿En qué líneas de trabajo están aunando esfuerzos desde el Clúster?

Nosotros tenemos varios proyectos que hemos ido desarrollando recientemente. Hemos trabajado en investigación, desarrollo e innovación. Hemos ayudado, por ejemplo, en la rehabilitación de la Casa de los Balcones como edificio turístico emblemático con una huella de carbono casi nula, lo cual ha sido un éxito. También fuimos pioneros en la posibilidad de compartir la producción fotovoltaica en edificios comunitarios. Y como no podría ser de otra manera, hemos trabajado en materia de economía circular, una cuestión prioritaria para la construcción con la que hemos trabajado en proyectos europeos.

En marzo concluimos un proyecto de I+D+i llamado IRIS de cinco años de trabajo junto a la Comisión Europea en colaboración con el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, en el que hemos ayudado a que Santa Cruz desarrolle su concepto de ciudad inteligente y hemos apoyado la integración de medidas de ciudad inteligente.

Por último, estamos trabajando de cara a un futuro en una alianza público-privada que se está promoviendo por parte de Aliana Alonso, que es una asociada, quien persigue el hecho de que Canarias dé un decidido paso al frente en materia de sostenibilidad.

Bajo su percepción, ¿por dónde pasa el futuro del sector de la construcción en Canarias?

Consumir territorio en una isla que es finita es un lujo que debe pensarse dos veces antes de hacerlo, por lo que entiendo que el futuro pasa, por un lado, por rehabilitar lo que hay y si construimos de nuevo será ocupando los espacios no edificados en las ciudades.

Cuando no es posible rehabilitar un edifico se puede deconstruir para su aprovechamiento con criterios de circularidad y usar ese suelo que no es virgen para desarrollar algo nuevo. La rehabilitación es fundamental y es el futuro, porque está en proceso de aprobación una norma que va a obligar a cualquier persona o empresa que quiera alquilar o vender su propiedad a cumplir un nivel de eficiencia energética muy elevado.

- Advertisement -

Más noticias

Blanca Pérez: “Hemos acordado con Acuaes aumentar la inversión en los sistemas de saneamiento hasta los 233 millones”

En medio de un escenario de sequía extrema y desafíos hídricos, el Consejo Insular de Aguas de Tenerife ha...

Más noticias