12/06/2024

María Luisa Fernández: “Tenemos que hacer un esfuerzo por reconocer la “discreta pero imprescindible” labor de los veterinarios”
M

Te puede interesar

“Los veterinarios consideramos absolutamente necesaria una Ley de Bienestar Animal, pero no ésta”

Los veterinarios realizaron una imprescindible labor en el incendio que tuvo lugar en Tenerife. ¿Cómo vivieron estos duros momentos desde el Colegio de Veterinarios de Tenerife? ¿Cómo materializaron su ayuda?

El Consejo de Colegios de Veterinarios de Canarias, que engloba a los Colegios de Las Palmas y Tenerife, tiene desde hace más de dos años un convenio de colaboración en emergencias con el Gobierno de Canarias que es pionero en España e, incluso. en Europa.

- Publicidad -

Por este convenio, los veterinarios voluntarios de la Comunidad Autónoma, coordinados desde los Colegios, son los encargados de gestionar los albergues para animales de compañía que se evacuan con sus propietarios, siempre desde la intención de garantizar el bienestar animal. Y eso es válido no solo en lo que se refiere a los animales de compañía, sino también en el caso de la ganadería o si hablamos de animales silvestres o asilvestrados. A cada uno hay que atenderlos según sus necesidades y en cómo afecta la situación de emergencia a su vida diaria. No es lo mismo tener que trasladar ganadería a lugares seguros, que atender a mascotas a los que se separa de su familia y hogares o velar por el bienestar de animales que están asilvestrados, como las colonias de gatos.

Nuestra labor como colegio consiste en coordinar la labor de los veterinarios voluntarios, garantizar que tengan todo lo que necesitan y estar a disposición de las administraciones públicas que coordinan la emergencia para seguir sus instrucciones. No hay que olvidar que actuamos dentro del dispositivo de emergencias del Gobierno de Canarias, mano a mano con Cruz Roja. Lo fundamental es que los animales estén en la mejor situación posible, atendiendo el estrés que conlleva también para ellos una emergencia y cuidando de su salud si vienen con heridas o están enfermos.

- Publicidad -

¿Considera que, tras la situación acontecida, se ha puesto en valor el papel de los veterinarios, no solo en el día a día de la ciudadanía, sino en situaciones de extrema urgencia?

Evidentemente, a nivel social ha cambiado mucho la percepción hacia los animales. Es difícil recordar tanta atención de los medios de comunicación sobre los animales en guerras previas a la de Ucrania y lo mismo cuando hablamos de catástrofes o emergencias. Cada uno hacía lo que podía, pero no había coordinación, no había dónde acudir con un animal y se empezaban a ver historias de familias que dormían en coches con tal de no abandonar a su mascota. Eso es lo que ha cambiado, en buena medida tras la intervención de los veterinarios durante la emergencia del volcán de La Palma y de nuevo en esta ocasión en el incendio de Tenerife. Para las familias es muy tranquilizador saber que su mascota está con quien mejor le puede cuidar: un veterinario que además actúa de forma altruista: dejando su trabajo para atender y ayudar a los animales afectados por la emergencia.

- Publicidad -

Cambiando de tercio, ¿cuál es el grado de satisfacción del Colegio con la Ley de Bienestar Animal?

Los veterinarios consideramos absolutamente necesaria una Ley de Bienestar Animal, pero no ésta o, al menos, no tal cual está redactada. Los veterinarios somos, por ley, los garantes del bienestar animal y no se nos ha consultado suficientemente, ni tenido en cuenta como tampoco se han tenido en cuenta la inmensa mayoría de nuestras alegaciones al texto. No hemos participado directamente en la redacción de una ley que obligatoriamente tiene que contar con nosotros. Es una ley basada en un principio subjetivo: la dignidad de los animales. Esa palabra tiene diferentes significados para cada uno de nosotros. Los veterinarios hablamos siempre del bienestar animal porque es un concepto objetivo, científico y perfectamente cuantificable y que podemos defender en cualquier instancia, incluida la judicial.

¿Cómo ve la implementación de esta ley en la práctica? ¿Cree que habrá suficientes recursos para su cumplimiento?

Para empezar, se trata de una ley que nace con inmensas lagunas presupuestarias, no tiene asignados fondos, no se sabe cómo se va a reglamentar, ni quien va a hacerse cargo de determinados aspectos e incluso, como en el caso de la eutanasia, al dificultarla tanto, puede lograr el efecto contrario a su objetivo porque va a conllevar un mayor sufrimiento de los animales. Y partimos de una base compleja, porque la gestión de la mayor parte de la norma recae en los ayuntamientos, que no tienen medios y que, en muchos casos, carecen del técnico para aplicar la ley, que no puede ser otro que el veterinario municipal. Sin contar con estos profesionales, difícilmente va a ser posible controlar muchas de sus nuevas regulaciones.

¿De qué manera ayudará en materia de abandono, pérdida y maltrato animal?

La norma lo que intenta es que el abandono sea cero, entre otras cosas con el control de la cría y, por ejemplo, la castración obligatoria de todos los gatos. También, aunque eso no es una novedad en Canarias, con la identificación obligatoria con microchip de perros, gatos y también hurones, en los que antes no era obligatorio. La identificación es la base para evitar las pérdidas y crea en el propietario un necesario sentido de responsabilidad. Para la lucha contra el maltrato, la ley tiene un fallo que los veterinarios consideramos fundamental, que es que no crea la figura importantísima del Perito Forense Veterinario, imprescindible para las primeras valoraciones en los casos de maltrato. Muchas de las denuncias por maltrato se hacen de oficio, y un primer informe técnico es fundamental para que los casos lleguen al juzgado y sean admitidos a trámite. Esta figura, que no existe en la actualidad, necesita una base legal para su desarrollo y los fondos necesarios para que puedan realizar, los compañeros que se dediquen a esta parte de la veterinaria, un trabajo que es la base sobre la que se asienta la lucha contra el maltrato.

Una de las áreas profesionales del veterinario es la de garantizar la seguridad de los alimentos que consumimos. ¿Cuál es el papel fundamental que cumplen los veterinarios en este sentido? ¿Qué papel juega el Colegio de Veterinarios de Tenerife en la seguridad de los alimentos?

El Colegio de Veterinarios aglutina a todos los profesionales de la veterinaria sea cual sea su área de trabajo incluida por supuesto la seguridad alimentaria. El concepto en este sentido es “Desde la granja a la mesa”. Es decir: desde que un animal de abasto está en la granja está controlado por un veterinario, en su nacimiento, crecimiento, cuidados sanitarios, bienestar tanto en las granjas como en el momento de sacrificio con el objetivo del sufrimiento cero y, posteriormente, con el análisis de los productos, garantizando su calidad y trazabilidad desde que salen de los mataderos hasta que llegan a nuestras mesas porque en cada una de las etapas (mercados, tiendas, supermercados, restaurantes, procesado de alimentos) hay un veterinario que controla que podamos comer todo con absoluta tranquilidad.

No podemos olvidar que la inmensa mayoría de las pandemias que ha sufrido la humanidad son zoonosis, enfermedades transmitidas por los animales, y algunas enfermedades mortales, como la rabia, también son zoonosis. La labor de los veterinarios es fundamental para que evitar esas pandemias. Son, somos, la gran barrera sanitaria.

En definitiva, son los responsables de supervisar que cualquier producto destinado al consumo cumple con los estándares de calidad alimentaria que marcan las normativas españolas y comunitarias. En los últimos años, ¿se ha visibilizado esta parte de la profesión de los veterinarios que, en muchos casos, es desconocida por la ciudadanía?

La labor no es desconocida porque obviamente todos sabemos los controles que pasan los alimentos, pero sí es verdad que quizá no sea tan conocido que son los veterinarios quienes realizan una tarea tan fundamental.

Es cierto que la imagen social de un veterinario es la de “médico de animales” y siendo esa una parte fundamental tenemos que hacer un esfuerzo por reconocer la “discreta pero imprescindible” labor de los veterinarios que garantizan que lo que comemos está en perfecto estado porque no es solo el control de los alimentos sino la pedagogía que se hace en empresas, en la restauración… potenciar su puesta en valor social es importante.

- Advertisement -

Más noticias

Blanca Pérez: “Hemos acordado con Acuaes aumentar la inversión en los sistemas de saneamiento hasta los 233 millones”

En medio de un escenario de sequía extrema y desafíos hídricos, el Consejo Insular de Aguas de Tenerife ha...

Más noticias