La Seguridad Social tramita ya 510.000 solicitudes del ingreso mínimo vital pero calcula que se darán la mitad

Información
Publicado; 10 Julio 2020 A las; 13:25

 La Seguridad Social tramita ya 510.000 solicitudes de Ingreso Mínimo Vital pero se darán la mitad

 

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha anunciado que la Seguridad Social tramita ya 510.000 solicitudes del ingreso mínimo vital (IMV) pero que la experiencia señala que solo superarán los requisitos cerca del "50%".

En una entrevista en Antena 3, Escrivá ha avanzado que en tan solo tres semanas ya se han tramitado medio millón de solicitudes y ha reconocido que quizá en los primeros días pudo haber algún problema "anecdótico" en la resolución de las peticiones o algún caso individual, pero que la "vía telemática ha funcionado muy bien".

No obstante, ha incidido en que del total de solicitudes, las otorgadas no superarán el 50%, según experiencias previas, ya que no cumplirán los requisitos.

Por otra parte, ha señalado que el ministerio está trabajando con las CCAA para que éstas les remitan sus diferentes ingresos mínimos y ver cuántos cumplen las condiciones, mientras que con los Ayuntamientos, la Seguridad Social está negociando un convenio con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).
Crisis de empleo y ERTE

El ministro también ha insistido en que "evidentemente" la crisis del empleo ha tocado suelo y empieza la recuperación y ha recordado que así lo demuestra que de 3,4 millones de trabajadores en un ERTE a finales de abril se hayan recuperado casi 2 millones, el 60 %, y que de 1 millón de empleos destruidos se hayan reactivado cerca de 600.000.

Escrivá ha reiterado que el Gobierno valorará en su momento si decide volver a prolongar las condiciones de los actuales ERTE hasta finales de año, pero se ha mostrado optimista frente a la recuperación de los sectores más castigados, como el turismo.

Sobre la nueva imposición que baraja el Ejecutivo para esta legislatura ha recordado que el plan presupuestario enviado a Bruselas en febrero ya contempla nuevas figuras tributarias (en referencia a la tasas digital y financiera) y ha negado que se vaya a crear un impuesto a los ricos.