Denuncian "arbitrariedades y chapuzas" en las oposiciones de Educación

Información
Publicado; 11 Julio 2018 A las; 19:20

Resultado de imagen de oposiciones de Educación

La publicación de los resultados de las oposiciones de Educación celebradas en Canarias a finales del pasado mes de junio ha generado una oleada de protestas. Los sindicatos han tachado de "obsoleto" el sistema de evaluación porque, a su juicio, favorece que los tribunales sean duros para evitar una avalancha en la segunda fase. Según Emilio Armas, del STEC, "las pruebas no deberían ser eliminatorias en esta primera fase. Todo el mundo debería poder demostrar sus conocimientos a nivel técnico y teórico".

Los propios opositores van más allá hablan incluso de "escabechina". En algunos tribunales, el número de aprobados en el examen teórico se queda en el cinco por ciento.

Ha sido tal la decepción de muchos que incluso se han organizado a través de las redes sociales campañas de protesta y hasta recogida de firmas. En la que se ha iniciado a través del popular portal change.org, se critica la "arbitrariedad en el diseño de las pruebas" y se pide que "la Consejería publique, con al menos seis meses de antelación, una descripción pormenorizada del contenido de las pruebas, así como de las capacidades y destrezas detalladas que se exigen".

Los promotores de esta iniciativa denuncian "la improvisación chapucera en la que se ha celebrado el procedimiento, debido a la formación tardía de los tribunales" y la falta " garantías necesarias en lo que se refiere al derecho de información y reclamación del aspirante".

Respuesta de la Consejería

La Consejería de Educación del Gobierno canario defiende la independencia de los 150 tribunales calificadores formados para estas oposiciones. Juan Rafael Bailón, director General de Personal de la Consejería, sostiene que "los tribunales son soberanos para fundamentar y organizar sus propios sistemas para elegir a los mejores candidatos".

El proceso selectivo sigue su curso con la próxima celebración de las pruebas prácticas. Puede que incluso queden vacantes algunas de las 1.160 plazas. Se cubrirían con sustitutos y volverían a salir a concurso.