Beatriz Bodegas descubrió su vocación por el cine cuando trabajaba en el departamento jurídico de Sogecable. En 2010 se lanzó a la aventura de la producción cinematográfica con La Canica Films. Desde entonces, ha producido la última película de Bigas Luna y la película revelación del cine español en 2016: Tarde para ira.

A las 21:00 horas del jueves 20 de abril, la productora estará en el Teatro El Salinero para presentar el estreno en Lanzarote de Tarde para la ira, el debut en la dirección (y en el guión) del actor Raúl Arévalo. Tras la proyección de la película, la periodista Soraya Morales moderará un coloquio con la productora y el público.

El thriller ha tenido una trayectoria fulgurante en los festivales: se presentó en la Bienal de Venecia, lo seleccionaron en el Festival de Cine de Toronto, arrasó en los premios Forqué, los premios Feroz y los premios de la Unión de Actores, y en los Goya dio el campanazo: ganó las estatuillas a la mejor película, el mejor director novel (Raúl Arévalo), el mejor guión original (escrito a medias entre Raúl Arévalo y David Pulido) y el mejor actor de reparto (se lo llevó el extraordinario Manolo Solo).

Visibilizar la esclerosis múltiple

No es la primera vez que Marcel Barrena fija su objetivo en una historia de superación. En 2014, el Festival Internacional de Cine de Lanzarote proyectó otra de sus obras: Mon Petit, un documental que sigue al joven Albert Casal, en silla de ruedas, en su aventura por el mundo. 100 metros, la película que presentará este viernes 21 de abril (21:00 h) en el Teatro el Salinero, se inspira en la historia real de Ramón Arroyo, un hombre de 32 años al que le diagnosticaron esclerosis múltiple.

Los médicos le dijeron a Arroyo (interpretado en la gran pantalla por Dani Rovira) que en un año no podría caminar ni cien metros. Arroyo caminó muchos más: completó el Ironman Challenge Barcelona 2013. Barrena conoció su historia en el programa Informe Robinson y quiso llevarla inmediatamente al cine.