Resultado de imagen de putin

 

  

El gobierno ruso ha ordenado recortar el número de diplomáticos y colaboradores que trabajan en la Embajada y consulados de EE.UU. de Rusia como respuesta a las sanciones impuestas por Washington  .

  

"Planteamos a la parte estadounidense que, desde el 1 de septiembre, reduzca el número de en Moscú y en los consulados de San Petersburgo y otras ciudades, hasta el mismo número que el personal diplomático ruso en EE.UU.", ha señalado un comunicado publicado en la web de la Cancillería rusa.

"Esto significa que el número total del personal en las representaciones diplomáticas y consulares estadounidenses en Rusia se reduce hasta 455 personas", añade el texto.

Según ha publicado el New York Times aún no está claro cuántos trabajadores estadounidenses deberán abandonar su puesto, ya que el anuncio del Kremlin no ha detallado que empleados tendrá en cuenta. "Hay cientos de empleados en Rusia, incluyendo los trabajadores que están construyendo un nuevo edificio de la embajada estadounidense en Moscú.", explica el medio estadounidense.

Además, el Ministerio de Exteriores ruso ha anunciado que desde el próximo 1 agosto la Embajada de EEEU no podrá utilizar unos almacenes en la capital rusa ni la mansión de la que disponen en Serebrianyi Bor, una elitista zona de descanso en Moscú.

"Nos reservamos el derecho a adoptar, en base al principio de reciprocidad, otras medidas que pueden afectar a los derechos de EE.UU.", advierte la declaración.

El gobierno ruso ha afirmado en el comunicado que la imposición de las medidas "confirma la extrema agresividad de Estados Unidos en los asuntos internacionales. Esgrimiendo su 'exclusividad', EE.UU. hace caso omiso de los intereses y la posiciones de otros países".