Familiares observan el acceso de una ambulancia a la prisión de Cadereyta

 

Al menos trece presos han muerto y otros 25 han resultado heridos, ocho de ellos de gravedad, en un motín en el Penal de Cadereyta, en el estado de Nuevo León (México), según ha informado el portavoz estatal de seguridad, Aldo Fasci.

Según el funcionario, dos internos han fallecido por la "fuerza letal" que se han visto obligadas a usar las autoridades para controlar la situación. El portavoz ha indicado a la prensa que las fuerzas de seguridad entraron en la prisión de Monterrey para proteger a los guardias de la cárcel y a otros presos. No ha aclarado, sin embargo, cuántos reclusos han muerto por la actuación policial y cuántos lo han hecho en las peleas entre presos. Tampoco ha descartado que el número de víctimas mortales pueda aumentar.

Un preso, asesinado e inicinerado por sus compañeros

Fasci ha explicado que la protesta se inició durante la madrugada del martes y fue controlada. No obstante, por la tarde, 150 internos han reanudado la revuelta y han quemado basura y colchones, además de agredir a las fuerzas de seguridad.

Durante la revuelta, uno de los presos ha sido asesinado por sus compañeros, que después lo incineraron.