Reino Unido sospecha que la intoxicación de dos británicos con agente nervioso está vinculada con el caso Skripal

Información
Publicado; 05 Julio 2018 A las; 14:20

Resultado de imagen de intoxicación de dos ciudadanos británicos

El Gobierno de Reino Unido cree que la intoxicación de dos ciudadanos británicos con el agente nervioso Novichok en la localidad de Amesbury está directamente relacionada con el envenenamiento del exespía ruso Serguei Skripal y su hija Yulia, aunque ha aclarado que la pareja afectada no estuvo en los mismos lugares.

Así lo ha precisado el ministro de Interior, Sajid Javid, durante una declaración en la Cámara de los Comunes, en la que ha manifestado que "no hay evidencia" de que los dos nuevos intoxicados en la localidad de Amesbury, en el condado de Wiltshire, visitaran ninguna de las zonas en las que estuvieron los Skripal en Salisbury.

La aclaración ocurre después de que medios británicos apuntaran a que la intoxicación de Charlie Rowley y Dawn Sturgess, de 45 y 44 años, respectivamente, pudiera deberse a las insuficientes labores de limpieza realizadas en Salisbury, donde el exespía ruso y su hija se contaminaron del agente nervioso.

El titular de Interior ha detallado que el supuesto sobre el que se está basando la investigación es que la pareja entró en contacto con el agente nervioso "en algún otro lugar". Con todo, Javid ha confirmado las sospechas del Gobierno de que ambos incidentes estén relacionados, aunque, ha matizado, "la investigación debe continuar".

Restos de Novichok

Mientras, desde Berlín, la primera ministra, Theresa May, ha calificado lo ocurrido de "tremendamente preocupante" en una comparecencia junto a la canciller alemana, Angela Merkel. May, además, ha prometido que la policía británica "no ahorrará esfuerzos" para esclarecer lo sucedido.

Las pesquisas corresponden a la policía de Wiltshire, localidad donde se encuentran tanto Amesbury como Salisbury, separadas por apenas 13 kilómetros, con el apoyo de más de un centenar de detectives de la unidad antiterrorista de la policía británica. El objetivo es desentrañar kla fuente de la intoxicación de la pareja de Amesbury, que había visitado Salisbury el día anterior para hacer unas compras.

Una de las hipótesis que se barajan es que ambos pudieran haberse encontrado por casualidad con restos del Novichok empleado contra los Skripal en alguno de los lugares que visitaron, por lo que la Policía ha precintado varios de estos sitios.Los investigadores han identificado el agente responsable en la intoxicación de la pareja británica como del mismo tipo que el usado contra Skripal, aunque no han podido aún saber si se trata del mismo lote.

"Esto parece un efecto secundario y, afortunadamente, sin consecuencias trágicas del primer incidente", ha señalado el ministro de Sanidad, Jeremy Hunt, quien por el momento descarta que la pareja intoxicada fuera objetivo de un ataque deliberado. El ministro del Interior, por su parte, ha indicado que el servicio británico de protección sanitaria (PHE, por sus siglas en inglés) no encuentra que exista un "riesgo significativo" para el público.

Rusia, de nuevo señalada

Andrea Sella, profesor de química inorgánica en la Universidad de Londres, ha explicado a Reuters que el agente químico está diseñado para ser persistente y no se descompone con rapidez, lo que implica que un contenedor o una superficie contaminados pueden constituir un peligro durante largo tiempo.

Por el contrario, Vil Mirzayanov, científico ruso que fue de los pimeros en revelar el programa para fabricar Novichok, ha asegurado a la BBC que el agente nervioso se hubiera descompuesto en los cuatro meses dede el envenenamiento de los Skripal, en especial en un ambiente húmedo.

El Reino Unido acusó a Rusia directamente del ataque contra los Skripal, lo que provocó una crisis diplomática internacional. Sin embargo, Rusia siempre ha negado su implicación y ha denunciado un montaje en su contra. Este jueves, el gobierno británico ha vuelto a mirar a Rusia: "El Estado ruso podría enmendar esto. Podría decirnos qué ha pasado, qué han hecho y revelar alguna de la información que falta y que estamos buscando", ha declarado el ministro de Seguridad Británica, Ben Wallace.

La respuesta ha correspondido a la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova: "Hacemos un llamamiento a las fuerzas de seguridad británicas para que no se dejen llevar por juegos políticos sucios que impulsaron determinadas fuerzas en Londres y a que empiecen, por fin, a colaborar con los órganos de seguridad de Rusia".