Quedarse en zonas rurales, tiene futuro

Información
Publicado; 01 Mayo 2018 A las; 18:00

El Gobierno de Canarias concede subvenciones por importe de 12,7 millones de euros para mejorar la calidad de vida y fijar población en municipios rurales de las Islas

El consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas afirma que estos fondos del PDR permitirán llevar a cabo 141 proyectos en 48 ayuntamientos del Archipiélago

El consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, el presidente de la Federación Canaria de Municipios (FECAM), Manuel Ramón Plasencia, y el director general de Agricultura, César Martín, han informado esta mañana acerca de la medida 7 del Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Canarias que mediante la inversión de 12,7 millones de euros gestionados por este departamento del Ejecutivo canario permitirá sufragar 141 proyectos dirigidos a mejorar la calidad de vida y fijar población en 48 municipios rurales del Archipiélago. Además, son beneficiarios también los cabildos de La Palma y Tenerife, así como la Reserva de la Biosfera de La Palma.

Los criterios para el reparto de estos fondos se determinaron en su momento de manera coordinada entre el Gobierno de Canarias y la Comisión de Desarrollo Rural de la Fecam, para lograr una mayor eficacia en su distribución. Permitirán sufragar actuaciones como la mejora de las instalaciones de centros culturales y casas de cultura, la construcción y acondicionamiento de espacios e infraestructuras deportivas públicas, la creación de parques infantiles, recreativos y circuitos biosaludables, la adaptación de espacios para la puesta en marcha de aulas de formación y el desarrollo de proyectos culturales.

A estas se suman otras iniciativas, entre las que se encuentran la instalación de alumbrado público mediante el uso de energías renovables, la pavimentación y rehabilitación de espacios, la mejora de depósitos de agua de abasto y de la eficiencia energética de edificios públicos, la puesta en marcha de plantas de compostaje, la recuperación de espacios naturales degradados, la mejora de senderos y de elementos de señalización en el medio natural, la rehabilitación y restauración de elementos y edificios de gran valor arquitectónico y cultural, la puesta en marcha de rutas turísticas y aulas de la naturaleza, la adquisición de equipamiento para la celebración de mercadillo o ferias ganaderas y de artesanía, etc.

Narvay Quintero ha destacado la importancia de este proyecto y ha agradecido a la FECAM y a los técnicos de la Dirección General de Agricultura su implicación en la consecución de esta línea de subvenciones que "vienen a cubrir necesidades como la mejora de la habitabilidad de estas zonas rurales, la generación de oportunidades por usos turísticos, potenciar cultura y difusión de nuestras  tradiciones o promover el uso de renovables en instalaciones públicas, entre otros". "Se trata", ha añadido, "de aportar un apoyo más al objetivo común de que la zonas rurales de Canarias no se vean despobladas por falta de oportunidades para jóvenes, de instalaciones de ocio y de servicios básicos para desarrollar un proyecto vital y profesional".

Manuel Ramón Plasencia ha indicado por su parte que "es un programa que tiene un impacto muy positivo en el medio rural de Canarias y que viene a posibilitar la puesta en práctica de proyectos que de otra manera sería difícil que saliesen adelante".

Esta cuantía de 12,7 millones se divide entre los 1,85 millones de euros de la medida 7.2 (creación, mejora o ampliación de pequeñas infraestructuras en municipios rurales, incluidas las inversiones en energías renovables y ahorro de energía), 5,51 millones de la 7.4 (inversiones destinadas a la creación, mejora y ampliación de servicios básicos locales para las poblaciones rurales, incluidas las actividades recreativas culturales y las infraestructuras para este fin), 3,66 millones de euros de la 7.5 (inversiones en infraestructuras recreativas, información turística e infraestructuras turísticas a pequeña escala) y 1,75 millones correspondientes a la 7.6 (estudios e inversiones vinculadas al mantenimiento, recuperación y rehabilitación del patrimonio cultural y natural de las poblaciones, paisajes rurales y zonas con alto valor natural).

En cuanto el reparto por Islas, 5,06 millones se destinan a iniciativas en Tenerife; 3,63 millones se dirigen a proyectos en La Palma; 2,91 millones de euros a Gran Canaria; 726.250,71€ a actuaciones en La Gomera; 392.540,11 euros a El Hierro  y 59.857 a Fuerteventura.

Estas subvenciones están financiadas por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER), por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias y por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, y son gestionadas por la Dirección General de Agricultura del Ejecutivo regional.

La despoblación rural en España

Un estudio del profesor de Geografía en la Universitat de Valencia (UV) Luis de Romero sitúa el "entramado jurídico" y la "arquitectura institucional del Estado español" entre las primeras causas del despoblamiento en zonas rurales de España, y propone "una nueva carta puebla para el medio rural, recuperar el paradigma de los bienes comunales y una reforma política y electoral como alternativas a la despoblación".

Estas son las conclusiones que arroja este estudio, según ha informado la UV en un comunicado. La línea de investigación de De Romero, desde el grupo Recartografías, plantea soluciones a un fenómeno global con consecuencias sociales, económicas, ambientales y culturales, y que ya provoca miles de núcleos de población deshabitados. Su libro 'Despoblación y Abandono de la España Rural' se presento en la Facultad de Geografía e Historia. 

"Actividades tan defendidas como el turismo no son suficientes para mantener las comunidades rurales, si no hay otras actividades económicas o incentivos", apunta Luis de Romero, adscrito al Instituto Interuniversitario de Desarrollo Local, en referencia a la isla situada en término de Alicante.

La investigación del profesor de Geografía demuestra cómo la construcción y configuración del estado nación español como proyecto liberal "se ha hecho a expensas de la explotación, desarticulación y a veces destrucción física de las culturas rurales".

En este sentido, "los estados modernos configurados después de las revoluciones burguesas han desincentivado la vida rural en pro de la industrialización, pero en España ha sido un proceso mucho más rápido e intenso que en el resto de Europa".

El investigador valenciano ha apostado por la recuperación y nuevo uso de los bienes comunales, aquellas tierras en forma de bosques, prados, sendas y caminos, molinos, estructuras de piedra en seco o vedados, la gestión de los cuales tradicionalmente ha pertenecido a la colectividad de los individuos del municipio y que ahora suelen estar en manos privadas o de la Administración.

De Romero muestra cómo en España "continúa existiendo una imagen esencialmente negativa del mundo rural", muy superior a otros países del entorno.

El experto cita como principales causas de la despoblación existente en España "el entramado jurídico" y "la arquitectura institucional del Estado Español", con diferentes administraciones poco coordinadas, realidades territoriales muy diferentes y una superestructura como la Unión Europea que, si bien ha ayudado a mantener algunas áreas rurales, "no ha ayudado a aquellas no competitivas".

"Además, existen procesos históricos como por ejemplo la privatización de todo tipo de bienes comunales desde el siglo XVIII con varias reformas legales, que se han convertido en todo un mecanismo de expulsión de población, especialmente la más humilde", explica el experto.

La línea de investigación de Luis de Romero plantea que la solución a la despoblación se encuentra en la población urbana y propuestas como la custodia del territorio, las ecoaldeas, los movimientos ecologista y Slow, además de asociaciones en defensa de los oficios tradicionales y del paisaje, entre otros.

A modo de ejemplo, cita que, según datos del Global Ecovillage Network, en el año 2016 el número de proyectos de ecoaldeas superaba el millar en un total de 110 países, y España es el segundo país del mundo en este tipo de iniciativas, únicamente superado por los Estados Unidos.

"Hay que superar el discurso del no hay alternativas al despoblamiento, y aunque sea a una parte del territorio, pensar en nuevos modelos, nuevas políticas y acciones coordinadas, para evitar la pérdida cultural y ambiental que supone el fin del mundo rural", reivindica De Romero.