Una fábrica emitiendo dióxido de carbono a la atmósfera

 

Para fines de 2017, se prevé que las emisiones mundiales de dióxido de carbono procedentes de los combustibles fósiles y la industria aumentarán aproximadamente un 2% en comparación con el año anterior, con un rango de incertidumbre sobre la contaminación atmósferica de entre el 0,8 y el 3%, tras tres años manteniéndose relativamente planas.

Esa es la conclusión del Presupuesto Global de Carbono 2017, que se publica este lunes por Global Carbon Projec (GCP, por sus siglas en inglés) en las revistas Nature Climate Change, Environmental Research Letters y Earth System Science Data Discussions. El anuncio se produce mientras los países se reúnen en Bonn, Alemania, para las negociaciones anuales sobre el clima de Naciones Unidas (COP23).

La investigadora principal, la profesora Corinne Le Quéré, directora del Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático en la Universidad de East Anglia, en Inglaterra, destaca: "Las emisiones mundiales de dióxido de carbono parecen estar subiendo una vez más después de un periodo estable de tres años. Esto es muy decepcionante".

"Con las emisiones mundiales de dióxido de carbono de todas las actividades humanas estimadas en 41.00 millones de toneladas para 2017, el tiempo se está agotando en nuestra capacidad para mantener el calentamiento muy por debajo de 2 grados centígrados y mucho menos por debajo de 1,5 grados", lamenta esta experta.