El defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, entrega a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, el Informe Anual 2018.

 

El Defensor del Pueblo ha reclamado en su informe anual un cambio en la política de vivienda para contar con una mayor oferta pública a favor del alquiler social destinado a los colectivos más desfavorecidos y ha criticado el "elevado precio de la luz", un asunto que ha protagonizado un buen número de las quejas recibidas el pasado año.

Son algunas de las conclusiones del Informe Anual 2018 que el defensor en funciones, Francisco Fernández Marugán, ha entregado este martes a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y al presidente del Senado, Manuel Cruz.

Durante el pasado año, el Defensor del Pueblo tramitó 17.697 expedientes de queja frente a los 25.776 de 2017, lo que supone un 31% menos, y la mayoría fueron por la calidad de los servicios públicos, por lo que la institución plantea al Parlamento "invertir en política pública".

Madrileños, andaluces, valencianos y catalanes fueron, por ese orden, los que más quejas presentaron a la institución.

Estos son algunas de las conclusiones del Informe Anual 2018 del Defensor del Pueblo.